A través del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés) la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y diez regiones españolas han contribuido durante el pasado año, un total de 4,25 millones de euros para proporcionar asistencia humanitaria y de desarrollo vital para las poblaciones afectadas por desastres y conflictos.
La AECID y 10 regiones españolas aportan 4,25 millones de euros al programa mundial de alimentos de las naciones unidas

Este año, gracias a la financiación realizada por el estado español, WFP facilitará asistencia alimentaria a poblaciones vulnerables, logística humanitaria en el Sahel y preparación ante desastres en el Caribe.

En vista del aumento del riesgo de desastres como consecuencia del cambio climático, AECID también está apoyando los esfuerzos de WFP para reforzar la capacidad de preparación ante desastres en el Caribe, mediante el fortalecimiento de la Agencia Caribeña de Gestión de Emergencias en Casos de Desastre (CDEMA) y de la capacidad operativa de los países para prepararse y responder a estas emergencias. La AECID vuelve a colaborar con WFP en la región de América Latina y el Caribe con esta subvención, que asciende a 300.000 euros.

Chris Kaye, Director de Asociaciones Públicas y Movilización de Recursos de WFP expresó su alegría: “Apreciamos el constante apoyo de AECID y de las comunidades autónomas. Estamos especialmente agradecidos a AECID por su compromiso con nuestra labor de preparación ante desastres en el Caribe, una nueva línea de colaboración con la que ampliamos nuestra ya arraigada alianza”.

Los refugiados saharauis en Argelia recibieron la mayor parte de la financiación de AECID en 2019, con 1,3 millones de euros destinados a las raciones mensuales de alimentos que WFP distribuye en los campamentos de Tinduf. Las comunidades autónomas de Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja, Madrid y Murcia contribuyeron con 500.000 euros adicionales en apoyo a los refugiados saharauis a través de un acuerdo que involucra también a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Las donaciones de España también siguen apoyando al Sahel, una región que preocupa mucho a WFP, donde el conflicto, la inseguridad y la sequía han llevado a millones de personas a sufrir inseguridad alimentaria. La población maliense vulnerable recibe asistencia alimentaria y nutricional gracias a financiación española tanto en el interior de las fronteras de Malí (400.000) como fuera de ellas en la vecina Mauritania (300.000 euros), donde WFP proporciona asistencia a refugiados malienses. En el noreste de Nigeria, una zona que vive una gran emergencia humanitaria, AECID ha contribuido con 500.000 euros para fomentar la capacidad de recuperación de los pequeños agricultores de la cuenca del Lago Chad, en el estado de Borno, una región golpeada por el conflicto con Boko Haram.

España continúa siendo una importante fuente de apoyo para los palestinos de Gaza, donde WFP proporciona asistencia alimentaria a la población no refugiada. La contribución española de 400.000 euros permitirá a más de 33.000 personas comprar alimentos en los mercados locales utilizando los cupones electrónicos de WFP. España es un donante habitual de los servicios logísticos que WFP proporciona a la comunidad humanitaria en general. En 2019, AECID apoyó las operaciones del Servicio Aéreo Humanitario (UNHAS) en Malí, Mauritania y Níger, con una contribución de 100.000 euros para cada país. El UNHAS facilita el acceso a lugares remotos al personal de las Naciones Unidas, de las ONG y de otros asociados que participan en la labor humanitaria y de desarrollo.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top