La Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS) y Mediapost organizaron un encuentro matutino llamado ‘Desayuno ODS’ para debatir sobre el ODS número 7 (Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos) de la mano de Agustín Delgado, director de Innovación y Sostenibilidad en Iberdrola bajo el título “Tecnologías para la transición energética”. Desde una perspectiva práctica, se intentó dar respuesta a cómo es posible en España producir casi toda nuestra energía eléctrica con renovables sin que esto suponga un aumento del precio, y cómo podemos utilizar esa energía eléctrica renovable en nuestra vida diaria.
Para 2030, en España el 74% de la energía eléctrica será con fuentes renovables a un precio competitivo

En el octavo desayuno organizado conjuntamente por Mediapost y la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS), el protagonista ha sido Agustín Delgado, director de Innovación y Sostenibilidad en Iberdrola bajo el título ‘Tecnologías para la transición energética’, haciendo especial alusión al ‘ODS7: energía asequible y no contaminante’. Su ponencia ha girado en torno a la necesidad de reducir la huella de carbono, el futuro de las energías sostenibles, tanto en España como fuera de nuestro país, y las tecnologías que van a permitir esta transición. 

Según palabras de Delgado: “Vamos a ser capaces, con sol, agua y viento, de producir un 74% de la energía eléctrica en España con fuentes renovables, a un precio competitivo, sin producir CO2 y con la misma calidad que ahora. No es una transición energética, es una revolución energética. En España, nunca más se va a construir una central de combustible fósil, solo van a cerrarse. Será el sector privado el que se encargará de facilitar alternativas. Casi toda la energía que venga de un enchufe será renovable y, posiblemente, los precios serán más bajos”. 

Para Agustín Delgado, las razones por las que debemos realizar una transición hacia el uso de las energías sostenibles son porque lo demanda la sociedad, porque es fundamental para el medio ambiente y porque es más eficiente y competitivo. Además, ha añadido que "invertir en esta transformación asegura que podremos tender la mano a los países en vías de desarrollo para que también ellos puedan llevarla a cabo gracias a nuestro ejemplo y tecnología”. 

Dos evoluciones tecnológicas son importantes para Delgado: la bomba de calor y el vehículo eléctrico. La primera demuestra una eficiencia del 300% y el nuevo código de edificación de diciembre de 2019 favorece su instalación. Delgado ha explicado que “si electrificáramos toda la calefacción en España bajaríamos las emisiones un 90%”, pero existen tres barreras a superar: la del espacio, porque se necesita un depósito, aunque se está investigando cómo reducirlo; la del coste, los equipos son caros pero su precio no deja de bajar a medida que aumenta la demanda, y la de la percepción negativa sobre este sistema en España, por la falsa creencia de que solo es posible que caliente por aire, cuando también está disponible por agua. 

En cuanto a los vehículos eléctricos, el experto ha destacado su importancia porque “no solo tienen efecto en el cambio climático sino también en la mejora de la calidad del aire en las ciudades. En 2030 ya representarán un 20% de toda la flota mundial”.

Agustín Delgado concluye que el problema de eliminar el efecto invernadero está en los países en desarrollo: "Cuentan con plantas de carbón de 12 años. Hay que dejar el carbón, el gas y el petróleo en el suelo. Soy optimista porque tenemos la tecnología y la capacidad de hacerlo y pesimista porque una parte de la sociedad no es consciente ni responsable del problema. Es nuestra responsabilidad garantizarles el acceso a una energía sostenible”.

¡Comparte este contenido en redes!

Top