La transición ecológica requiere un nuevo paradigma del sistema financiero que resulta una gran oportunidad para el sector privado y el desarrollo económico de la próxima década. Los miembros del Foro Académico de Finanzas sostenibles, el think tank creado por iniciativa de Triodos Bank y Afi Escuela de Finanza, debatieron ayer sobre cómo contribuyen la banca y los mercados a la transición hacia un sistema sostenible y resiliente.
La transición hacia una economía sostenible es necesaria, urgente y rentable

El debate se realizó ayer entre tres de los integrantes del consejo académico del Foro Académico de Finanzas Sostenibles, con el objetivo de debatir sobre cómo avanzar hacia un sistema financiero resiliente y sostenible a través de la generación y difusión de conocimiento. El evento, fue moderado por Susana Criado, periodista especializada en economía y finanzas, y contó con la participación de Ángel Berges, vicepresidente de Afi, Marcos Eguiguren, profesor de la Universitat Politècnica de Catalunya y director de la Alianza Global para una Banca con Valores, y Mikel García-Prieto, director general de Triodos Bank.

Tal como explicaron los expertos, la difusión de conocimiento sobre finanzas sostenibles es central para poder re definir un nuevo paradigma del sector financiero hacia un sistema sostenible. En este sentido, el debate se centró en la importancia de realizar esa transición y en cómo la banca y los mercados contribuyen a esa transformación. El Dr. Marcos Eguiguren expresó con claridad: “es una falacia que una economía sustentable no sea rentable, al contrario”. Durante el encuentro, Mikel García-Prieto, opinó que: “estamos asistiendo a un cambio incuestionable. En la COP25 el 95 % de la banca que opera en España ha firmado un compromiso de acción por el clima y hay iniciativas muy interesantes en otras partes del mundo. Es el comienzo del camino hacia la descarbonización de las inversiones en España. Estamos determinados a que ese proceso dé resultados en la economía real”. Sobre este punto, el director de Triodos Bank hizo hincapié en la necesidad de que las entidades definan la estrategia de cómo será la transición. Afirmó que es un gran paso que el compromiso está aceptado y se haya avanzado en los aspectos quizás más sencillos, y concluyó que definir el plan de acción concreto asumiendo los riesgos que eso implica es el próximo paso a dar.

Por otra parte, se trató en profundidad la importancia del impulso de las finanzas sostenibles como una gran oportunidad para el desarrollo económico de la próxima década. Hasta la actualidad, se han llevado a cabo iniciativas del sector público y del privado por separado. Según los expertos del Foro, ahora es necesaria una visión holística para dar mayor impulso y velocidad al proceso de transición que, a un ritmo más lento, podría desembocar en desastres y escenarios de alta inestabilidad.  Asimismo, la transparencia, la coordinación entre las partes y la información también serán también esenciales en su implementación.

Sobre esto, Ángel Berges explicó: “presentar modelos de negocio compatibles con esa responsabilidad será exigido tanto por reguladores y supervisores, como por el propio mercado y los inversores”. Los especialistas en la temática acodaron que las finanzas sostenibles no son una moda pasajera que ha llegado al sector financiero. Sino que, por el contrario, se trata de un elemento clave y necesario en su evolución. En palabras de Marcos Eguiguren, “el antiguo paradigma, el del cortoplacismo, la maximización del beneficio y el sistema lineal de producción está agotando los recursos y pone en riesgo la capacidad del planeta de mantener la vida como la conocemos” y concluyó que “actualmente hay más conciencia sobre el papel que pueden desempeñar las finanzas para participar, de manera determinada, en la resolución de los desafíos ambientales y sociales de nuestro tiempo”.

Todos los miembros del panel concluyeron que la transición hacia un nuevo modelo de finanzas es urgente y necesaria, que no hay otra alternativa. Para esto, por un lado, la transparencia en la gestión será un elemento central y por el otro, la transformación cultural sobre la temática. Solo habrá un cambio estable si se transforma la cultura del sector financiero. Las finanzas sostenibles son una realidad posible, ya hay casos concretos que lo demuestran. Un proceso lento de transición hacia la sostenibilidad puede desembocar en desastres y escenarios de alta inestabilidad. La transparencia, la coordinación entre entidades públicas y privadas y la información serán claves para implementar un plan de transición adecuado. El camino por recorrer es largo pero los primeros pasos han sido firmes y esperanzadores.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top