El Secretario General de la ONU pide a los líderes empresariales que desafíen a los gobiernos para acelerar la transición y poner fin a actividades que frenan la lucha contra el calentamiento, como, por ejemplo, los subsidios a los combustibles fósiles.
Antonio Guterres: "hay demasiados obstáculos burocráticos y regulatorios que ralentizan la acción contra el cambio climático"

Después de definir a la COP25 como "un espacio importante para que los líderes empresariales identifiquen formas clave de participar en la carrera para vencer la emergencia climática", Antonio Guterres ha demandado más presión por parte del sector privado para conseguir que esto sea posible.

El Secretario General de Naciones Unidas ha recordado que a principios de este año, antes de la Cumbre del G20, los gestores de activos que representan a casi la mitad del capital invertido del mundo, unos 34 billones de dólares, "escribieron a los líderes mundiales exigiendo acciones climáticas urgentes y pidiéndoles que pongan un precio significativo al carbón y eliminen los subsidios a los combustibles fósiles y la energía térmica en todo el mundo".

En su opinión, a medida que las empresas se alejen de los combustibles fósiles, se ayuda a enviar señales al mercado "para ampliar masivamente las soluciones innovadoras". Y, "si bien agradecemos a esos líderes lo que hacen, necesitamos urgentemente que se unan más para cambiar el ritmo a velocidades más altas" porque "la magnitud de la crisis climática está poniendo en peligro nuestro futuro y nuestra vida en el planeta tal como lo conocemos".

Guterres ha afirmado que "el cambio climático ya está afectando a las personas, las operaciones comerciales, las economías y los ecosistemas de todo el mundo" por lo que, "más que nunca necesitamos gobiernos, regiones, ciudades, empresas y sociedad civil para trabajar juntos hacia un objetivo común de un mundo más justo, sostenible y próspero".

Para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, "necesitamos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45 por ciento para 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2050" y "esa es la única forma en que podemos esperar alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible". Sin embargo, se ha quejado de que "si bien vemos algunos pasos crecientes hacia modelos de negocio sostenibles, no están ni de cerca del alcance o la escala requerida". Por eso, lo que hace falta es "un enfoque transformador, que las empresas tomen medidas rápidas y ambiciosas en sus operaciones y cadenas de valor".

También se ha referido a la comunidad financiera, que "demuestra cada vez más el compromiso con las oportunidades de una economía verde". A este respecto, ha señalado que ya hay inversores que gestionan cerca de 4 billones de dólares en activos que se han comprometido a convertir sus carteras de inversión en cero emisiones netas para 2050 a través de la Net Zero Asset Owner Alliance auspiciada por la ONU, "pero los actores empresariales y financieros no pueden hacer esto solos". Por eso, "en apoyo de estos esfuerzos, les pido los líderes del sector privado que desafíen a sus gobiernos a aprovechar esta oportunidad para dejar en claro sus políticas de desarrollo económico que permitirán a las empresas invertir decisivamente en un futuro neto cero" porque "todavía estamos viendo demasiados obstáculos burocráticos y regulatorios, incluyendo subsidios perversos para los combustibles fósiles y muchas otras expresiones de acción gubernamental que desaceleran el compromiso del sector privado con la acción climática"

 

 

Síguenos

Top