Estamos creando una gran criatura compuesta por toallitas húmedas, bastoncillos, tampones, compresas, preservativos, colillas, fármacos y una lista infinita, que vive en nuestros océanos y bosques. Para erradicar a este monstruo, el proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, propone una nueva campaña de sensibilización para alertar sobre las consecuencias de tirar residuos higiénicos en la naturaleza y en el inodoro. Sin más, os presentamos a ‘La Criatura’, así se llama la campaña.
El retrete no es nuestra papelera, el grave impacto de los residuos higiénicos en la Naturaleza
Manuma

Bajo la campaña 'La Criatura' y con el fin de concienciar sobre este problema, el Proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, ha presentado esta mañana el informe 'Tirando de la cadena de la higiene personal: la naturaleza como retrete; del retrete al entorno', un recopilatorio que muestra el impacto de abandonar residuos higiénicos en el retrete o directamente en la naturaleza y propone soluciones para todos los actores de la sociedad española. Una de las conclusiones que se exponen es el váter como puerta de entrada de diversos residuos de pequeño tamaño, de consumo rápido y frecuente que pueden terminar en los entornos marinos y fluviales. Una práctica que tiene un alto impacto ambiental y en la que coinciden los coordinadores del proyecto LIBERA, Sara Güemes por parte de Ecoembes y Miguel Muñoz desde SEO/BirdLife, destacando que: "aunque pueda no ser directamente nuestra basura, sí que es nuestro problema".

La campaña de LIBERA ‘1m2 por los ríos, embalses y pantanos’ que se hizo en marzo de este año en los entornos fluviales de la península ibérica demostró que, de los más de 30.400 desechos encontrados, las toallitas húmedas fueron de los objetos más comunes, llegando a recoger hasta 1.000 toallitas encontradas en aproximadamente 2.209 hectáreas. Según la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), cada español utiliza al año más de 15 kg de toallitas húmedas. 

El alto consumo de este tipo de residuos como toallitas húmedas, lentillas, bastoncillos para los oídos, compresas, tampones, preservativos, que se abandonan en los espacios naturales o se desechan incorrectamente por el váter, son perjudiciales para el medio ambiente por el material con el que se fabrican o por como interaccionan con las especies y los espacios naturales, la mayoría contienen plástico que se estima que necesitan 300 años para descomponerse. Estos plásticos acaban fragmentándose dando lugar a los microplásticos, partículas de menos de 5mm que no son solubles en agua y cuya persistencia en los entornos naturales es elevada, un ejemplo de ello son las lentillas, sus partículas fragmentadas pueden ser ingeridas por especies marinas y otros residuos pueden suponer enredo llegando a causar la muerte de un gran número de aves, tortugas y mamíferos marinos. 

Según datos obtenidos por el Ministerio para la Transición Ecológica en el programa de seguimiento de basuras marinas en las playas (2013-2018), la basura encontrada en nuestras costas está en su mayoría relacionada con las actividades turísticas (26%) seguido por el transporte marítimo o navegación (14%), con objetos eliminados por el váter (7%) y con las actividades pesqueras (3%).

Ante este fenómeno cotidiano, ambas organizaciones proponen soluciones a varios niveles, por un lado, las organizaciones ambientales han de diseñar y ejecutar acciones de sensibilización y concienciación dirigidas a toda la ciudadanía, para ello LIBERA cuenta con una red de apoyo de 740 entidades y asociaciones de diverso tipo y trabaja a través del conocimiento, la prevención y la participación para acabar con la basuraleza. Además, la obtención de datos es primordial para definir las medidas a tomar y con esta premisa, LIBERA se ha unido a la Asociación Hombre y Territorio (HyT) para elaborar un protocolo de muestreo, detección, análisis e interpretación de microplásticos en ríos y otros ecosistemas acuáticos continentales. Y junto al CSIC, se está trabajando en un estudio ambicioso para conocer el impacto de la basuraleza en Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA).

En cuanto al nivel individual, el informe propone que ciudadanos adquieran nuevos hábitos preventivos mediante consumo responsable y que no tiren por el váter nada que no sean las deposiciones, orina, papel higiénico tradicional y papel higiénico húmedo debidamente etiquetado, en caso de duda este debería tirarse al contenedor gris. 

Desde las instituciones públicas apelan a que aporten información y fomenten la concienciación necesaria a través de campañas de sensibilización sobre el uso adecuado del entorno natural y del váter, además de velar por un sistema de depuración de aguas efectivo y eficiente que impida que los residuos arrojados por el váter acaben en la naturaleza. 

Por último, en el sector empresarial, desde el ámbito industrial se insta a que promuevan la parte de innovación y del ecodiseño de los productos de consumo doméstico, principalmente los relacionados con la higiene personal y que actualmente son de un solo uso. En el ámbito turístico, tienen que realizar una importante labor de información y sensibilización hacia el turista. 

Como conclusión, Miguel Muñoz, coordinador del proyecto LIBERA en SEO/BirdLife asegura que con esta campaña pretenden poner el foco en un problema en ocasiones desconocido por la ciudadanía. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top