Desde la puesta en marcha en 2013 de la figura de dirección de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Sostenibilidad, sus funciones siguen siendo objeto de debate y concreción, aún así los resultados del II Estudio de la función dirse ratifican una tendencia progresiva a la profesionalización y consolidación de esta figura.
Albert Carné: "La RSC-Sostenibilidad ha pasado a ser las Matemáticas de una empresa"

Debido a la presión de los diferentes grupos de interés, a los cambios en la organización y a la estructura del tejido empresarial, estamos ante un contexto en el que la función de RSC ha experimentado una progresiva consolidación, un hecho que se manifiesta en la mayor relevancia que han ido cobrando los responsables de esta área, además de una mayor capacidad de decisión en la estructura organizativa de las compañías logrando que los criterios de sostenibilidad sean transversales en todas las áreas corporativas.

En la sede del Banco Sabadell en Barcelona, ha tenido lugar la presentación del informe DIRSE “Estado de la Profesión 2019: II Estudio de la función dirse en la empresa española”, elaborado conjuntamente con la Cátedra RSC Mango de ESCI – UPF y el apoyo de Valora Consultores. La investigación parte con datos de 2013 y permite tener una visión panorámica y evolutiva del perfil de la función de RSC a partir de la opinión de sus protagonistas, los dirses, a los que se ha consultado mediante encuesta y grupos de discusión, los focus group. 

El nuevo perfil detrás del cargo es una mujer, entre 40 y 50 años, con formación universitaria y programa de postgrado específico en RSC, con 10 años de antigüedad en el puesto; y de la función: con entidad propia y exclusiva, o integrada en las áreas de Comunicación o RR.HH., con dependencia directa del máximo directivo de la empresa y formando parte del Comité de Dirección. Cuenta con 3,8 colaboradores y maneja un presupuesto no superior al millón de euros.

El evento contó con la presencia de Albert Carné, director de Sostenibilidad de Banco Sabadell, y Meritxell Ripoll, vocal de la junta de DIRSE, además de directora de Responsabilidad Corporativa de CaixaBank, así como los representantes de las dos entidades que han colaborado en la elaboración del estudio, Fernando Liz, director global de Operaciones de Valora y Beatriz Bayo, directora de RSC de Mango.

Desde la Catedra Mango de RSC (ESCI-UPF), Silvia Ayuso, su directora académica y autora del estudio, fue la encargada de presentar las conclusiones principales del mismo, destacando el “el innegable vínculo entre la relevancia de la Responsabilidad Social en el desempeño de las organizaciones y la antigüedad en el puesto del directivo responsable". Además añadió que la figura DIRSE tiene a la profesionalización. 

La clausura del evento consitió en una mesa de debate en la que tanto los dirses invitados, Beatriz Bayo, directora de RSC de Mango, Albert Carné, director de RSC en Banc Sabadell y Silvia Agulló, directora de Negocio Responsable y Reputación en DKV, como el público, intercambiaron sus impresiones sobre los datos del estudio. Albert Carné afirmó que la RSC-Sostenibilidad había pasado de ser una “maría” (como la Gimnasia) a ser las Matemáticas de la empresa. A Silvia Agulló le pareció llamativo que los Clientes no aparezcan más arriba en la escala de preocupaciones del dirse, aunque entiende que se están incorporando cada vez más a sus prioridades.

Ahora los dirses son visibles en las empresas, pero entre los retos que afrontan para conseguir el avance de la función en las empresas, concordaron todos en que los datos permiten construir las relaciones con los diferentes grupos de interés, suponen un gran desafío en el que hay que seguir mejorando, nunca falla “compararse con la competencia”.

¿Cómo será el futuro de la profesión?

Ante esta pregunta, los ponentes coincidieron en que la figura del dirse no va a disolverse en el medio o largo plazo, pues en una sociedad tan cambiante, una figura con una visión global e innovadora, que esté pendiente de todas las nuevas tendencias y las sepa integrar en el negocio, se hace más necesaria que nunca. Para finalizar, Albert Carné afirmó contundente que “si hacemos los deberes, en cinco años esto no lo va a conocer nadie, así que ya tendríamos que ir poniendo fecha para el tercer estudio sobre la profesión dirse”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top