El programa de Coca-Cola, que implica a más de 170 organismos públicos y privados, así como a más de 5.500 voluntarios y 70 barcos pesqueros, amplía sus objetivos en su segunda edición con la intención de sensibilizar y formar en materia de reciclaje a 18.000 personas.
Mares circulares: urgente, importante y mirando al futuro

Cofinanciado por The Coca-Cola Foundation, este proyecto de carácter integral y circular cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), a través de la Secretaría General de Pesca, y desarrollará el proyecto de la mano de las asociaciones Chelonia, Vertidos Cero y Fundación Ecomar. Además, el proyecto contempla también la colaboración civil y ciudadana a través de más de 170 organismos públicos y privados entre ayuntamientos, ONGs, universidades y asociaciones, así como la participación en las recogidas de residuos de más de 5.500 voluntarios.

Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, ha señalado: “Ponemos en marcha una nueva edición de Mares Circulares con el reto de ampliar objetivos tras los resultados tan positivos obtenidos en 2018. Para conseguirlo, contamos con el compromiso de todos los agentes implicados en la sostenibilidad ambiental de los entornos marinos desde la triple perspectiva de prevención, retirada y sensibilización y economía circular”.

Por su parte, Carmen Gómez-Acebo, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, ha destacado: “Mares Circulares es un proyecto con carácter integral y circular. Además de la labor de limpieza de costas y fondos marinos, también queremos ejercer una labor de sensibilización de la ciudadanía, así como de impulso de la innovación en materia científica para dar una solución definitiva a esta problemática”.

Con Mares Circulares, durante 2019, se seguirá colaborando en la conservación de 10 reservas marinas de España, más un espacio natural en Portugal, localizado en Azores. Una de las principales novedades de este año es la incorporación de 10 espacios costeros protegidos pertenecientes a la Red Natura 2000.

En palabras del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y en el marco del proyecto, “se ofrece la oportunidad de continuar con las acciones informativas y divulgativas en diez reservas marinas de interés pesquero, figuras de protección gestionadas por el Ministerio. Se aprovechan estos espacios en buen estado ambiental para concienciar sobre la necesidad de colaborar en la protección del mar y las distintas especies, y especialmente sobre el impacto que las basuras marinas pueden tener sobre los distintos hábitats. Porque como dice nuestro lema, va “en beneficio de todos’”.

Durante 2019, Mares Circulares amplía objetivos y continuará poniendo el foco en las siguientes líneas de actuación: lo urgente: intervención y voluntariado; lo importante: sensibilización y formación y hacia el futuro: economía circular y estudios científicos.

Gracias a la coordinación de Asociación Chelonia durante la segunda edición de se llevarán a cabo la monitorización y recogida de residuos en más de 80 playas y entornos acuáticos de España y Portugal. La monitorización es de gran valor para el proyecto. El objetivo es monitorear los mismos espacios en las que ya se incidió el año pasado, labor que apoya la recogida de datos para su posterior tratamiento científico. Este año, ampliamos las monitorizaciones para que sean realizadas dos veces al año, una en cada semestre con el objetivo de llevar a cabo un muestreo de los residuos encontrados en diferentes momentos del año. Además, Asociación Vertidos Cero volverá a coordinar la recogida de residuos de fondos marinos gracias a la colaboración de 70 barcos pesqueros, repartidos en 15 puertos de España y Portugal. Estos barcos llevarán a tierra los residuos que recojan durante sus labores de pesca y los depositarán en contenedores habilitados para ello.

Estíbaliz López-Samaniego, directora de proyectos de Vertidos Cero, ha resaltado “la importancia de la retirada de los residuos de fondos marinos por parte de los pescadores que evita focos potenciales de generación de microplásticos. Además, la información derivada de este proyecto está permitiendo localizar áreas de acúmulo de residuos en nuestros fondos”.

Mares Circulares también colaborará en la conservación de 10 reservas marinas de España más un espacio natural de Portugal, junto con la novedad es te año de llegar a 10 áreas protegidas autonómicas pertenecientes a la Red Natura 2000, con la intención de evitar la llegada de estos residuos y colaborar en la recogida de los mismos y asegurar en la conservación de estas zonas.

Además de las acciones de intervención y voluntariado en zonas costeras y fondos marinos, el proyecto Mares Circulares contempla, también en 2019, un ambicioso programa de sensibilización y formación ciudadana. Está previsto formar sobre la importancia del reciclaje y la correcta gestión de los residuos a más de 18.000 jóvenes y adultos en algunas de las playas con mayor afluencia del litoral español y portugués, en colegios y ayuntamientos de 25 municipios españoles y portugueses, así como en 5 fábricas de Coca-Cola en España.

Theresa Zabell, presidenta y fundadora de Fundación Ecomar ha señalado que “llevamos ya más de 20 años limpiando playas, sobre todo con niños, y seguimos aprendiendo y sumando nuestra experiencia a iniciativas como Mares Circulares que está aportando un gran valor al cuidado de nuestras costas”.

Además de enfocarse en la recuperación de espacios naturales y la prevención con campañas de sensibilización y formación ciudadana, Mares Circulares tiene una tercera vertiente que cierra el ciclo y que está orientada hacia la búsqueda de soluciones y nuevos modelos sobre la base de estudios científicos e iniciativas privadas que promuevan la economía circular.

Todos los datos recopilados de la recogida de residuos en fondos marinos y zonas costeras españolas y portuguesas se han puesto a disposición de expertos con el fin de impulsar investigaciones universitarias en torno a sostenibilidad marina.

De esta forma, los residuos recogidos que correspondan a plástico PET serán reintegrados en la cadena de valor de Coca-Cola, dándole así una segunda vida y fomentando prácticas de economía circular. Este procedimiento ya se llevó a cabo en 2018: una parte de las 2,1 toneladas de PET recogido se ha transformado en merchandising de la marca Coca-Cola y otra parte, está siendo utilizada para hacer un piloto en Ioniqa Technologies, con el objetivo de buscar soluciones técnicas que permitan recuperar PET muy degradado para convertirlo en PET de uso alimentario y reincorporarlo en nuevas botellas.

Además, en 2019 se volverán a impulsar tres estudios científicos con la Universidad de Valencia, la Universidad San Pablo CEU y la Universidad de Cádiz enfocados en los desafíos ambientales que supone la presencia de residuo plástico en océanos y mares.

Uno de los puntos fuertes de Mares Circulares, el cual va en línea con el carácter circular del proyecto, es la puesta en marcha la segunda edición del concurso Mares Circulares para startups por parte de Asociación Chelonia, que persigue fomentar la búsqueda de soluciones a la problemática ambiental generada por los residuos en entornos marinos. El premio constará de una dotación total de 5.000 euros netos y, como novedad, en 2019 se aceptarán candidaturas en portugués, ampliando así el número de proyectos que podrán presentarse a la edición de este año.

El jurado, que evaluará las candidaturas recibidas en la segunda edición del proyecto Mares Circulares, estará formado por profesores universitarios españoles y portugueses y representantes de la Asociación Chelonia. Todos ellos cuentan con una reconocida experiencia en la temática del premio y han evaluado la calidad de las propuestas según criterios técnicos, sociales, ambientales y de integración en la economía circular.

Manuel Merchán, presidente de Asociación Chelonia destaca que “los buenos resultados obtenidos desde Mares Circulares nos animan a incrementar los esfuerzos para conseguir alternativas viables que den solución al gran problema global de los residuos que llegan a ambientes acuáticos y marinos, entrelazando ciencia, conciencia y proactividad ciudadana hacia una mayor sostenibilidad y una economía circular”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top