La vicepresidenta ejecutiva de Comunicación y Negocios Sostenibles de Unilever explica en esta entrevista por qué las empresas deben hacer que el plan de sostenibilidad sea su plan de negocio. Y afirma que "una compañía sin propósito es sólo una máquina de hacer dinero". Garrard será una de las ponentes de Sustainable Brands Madrid 2018, impulsado por Quiero por cuarta vez.
Sue Garrard: "Toda empresa que quiera perdurar en el tiempo tendrá que hacer su plan de sostenibilidad"

Es la Vicepresidenta Ejecutiva de Negocios y Comunicaciones Sostenibles de Unilever, pero ha anunciado que dejará este cargo en septiembre y se tomará un breve descanso en su carrera. ¿Por qué ha tomado esta decisión?

Después de 8 años en Unilever he logrado más de lo que podría haber imaginado cuando comencé, y he trabajado muy intensamente. Ahora quiero ayudar a otras compañías que están en el mismo camino ofreciendo todo lo que he aprendido y experimentado en Unilever. Eso no es algo que se decide a la ligera. Es necesario tener una pausa para reflexionar.

Unilever lanzó su Plan de Vida Sostenible en 2010 con objetivos hasta 2020. ¿Qué ha significado este Plan para la empresa?

El Plan Unilever para una Vida Sostenible ha introducido de nuevo el propósito en el núcleo de la compañía, del mismo modo que cuando fue fundada por Lord Lever. Esto ha generado un fuerte sentido de lealtad y de compromiso entre las personas que trabajan en la empresa, y ha permitido a la compañía establecer relaciones con un amplio abanico de grupos de interés y fortalecer el negocio.

¿Por qué recomendaría a una empresa que haga del plan de sostenibilidad sea su plan de negocio?

Toda empresa que quiera perdurar en el tiempo, tendrá que hacer de su plan de sostenibilidad su estrategia de negocio. Desde un punto de vista medioambiental, las empresas tendrán que tener un impacto neutro en cuestiones importantes como las emisiones de carbono y la deforestación. Desde un punto de vista social, tendrán que demostrar que están actuando de una manera equitativa y justa, por ejemplo, en sus prácticas de empleo, en sus fuentes de suministro y en los derechos humanos de quienes forman parte de su cadena de suministro. Estos temas se están volviendo cada vez más centrales para la viabilidad de un negocio. La presión de los consumidores, por un lado, y de los inversores, por otro, seguirá creciendo. La empresa inteligente es aquella que ve que el liderazgo en estos entornos puede proporcionarle una ventaja competitiva.

¿Qué es una empresa sin propósito?

Una compañía sin propósito es sólo una máquina de hacer dinero.

En Sustainable Brands Madrid 2018 hablará sobre "Repensar el ‘business as usual’: Cómo acabar con el corto plazo en los negocios". ¿Cómo cree que podría lograrse?

¡Tendrás que asistir al evento y escuchar la conversación para saber eso!

¿Qué enseñanza se lleva de sus años en Unilever?

Hay muchas respuestas posibles a esta pregunta. Destacaría la importancia de un liderazgo comprometido y la manera de establecer metas para rendir cuentas. Lo que es más sorprendente es el tiempo que realmente se tarda en llegar a estar altamente cualificado internamente en aspectos de sostenibilidad; la importancia vital de trabajar conjuntamente con otras organizaciones, dada la magnitud y complejidad de los retos a los que te enfrentas (por ejemplo, detener la producción del aceite de palma); y la frustrante lentitud de cambio en cuestiones de grandes sistemas como el reciclaje de plásticos. Estos desafíos no son aptos para los débiles, y personifican el dicho de que “para ir rápido hay que ir solo, pero para ir lejos hay que ir acompañado”.

El lema de Sustainable Brands Madrid 2018 es “Redesigning the Good Life”. ¿Cómo podemos rediseñar esa “buena vida”?

No creo que "la buena vida" sea lo que queremos. Y no estoy segura de que haya existido, es una noción romántica pero no muy realista o práctica. Lo que creo que la gente anhela a nivel personal es una auténtica sensación de sentido y propósito en sus vidas, y la capacidad de lograrlo tanto en su vida personal como profesional. Lo que construye sociedades y comunidades seguras y positivas, como antídoto contra el crecimiento del extremismo. La gente quiere que las empresas les faciliten ser consumidores responsables comprando bienes y servicios que, literalmente, no se fabriquen a costa del Planeta y no exploten a la otra mitad del mundo. El propósito es un pequeño mundo, pero representa esos ideales.

Marcas sostenibles: redefiniendo el propósito

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top