En sus 10 años de actividad, este banco, participado integramente por CaixaBank ha contribuido a la creación de empleo con una cifra superior a los 200.000 puestos de trabajo. "El microcrédito se consolida no solo como un generador de empleo, sino como una herramienta financiera que contribuye a la mejora de la cohesión y del equilibrio social", afirma Gonzalo Gortázar.
MicroBank ha ayudado a más de 21.000 emprendedores en 2017

Respecto al pasado año, MicroBank hizo posible más de 147.000 proyectos personales y de negocio, a los que destinó 894 millones de euros, cerrando el ejercicio con una cartera crediticia de 1.464 millones de euros. Su presidente, Antonio Vila Bertrán, explica que "estas cifras son la plasmación del objetivo de contribuir a hacer realidad las iniciativas de autónomos y microempresas, así como de apoyar a personas y familias con recursos limitados que necesitan realizar pequeñas inversiones para mejorar su bienestar".

Más cifras. Por ejemplo, más de 126.000 personas han podido atender sus necesidades durante 2017; asimismo, la financiación otorgada a los emprendedores que aspiraban a iniciar o ampliar un negocio ha permitido hacer realidad 21.131 proyectos. Vila subraya que "son datos de un gran impacto en la sociedad que quedan reflejados también en la mejora del mercado laboral. Un estudio elaborado por la escuela de negocios ESADE revela que nuestros microcréditos a emprendedores han contribuido a la creación de 29.029 puestos de trabajo en 2017".

MicroBank tiene tres objetivos prioritarios: facilitar servicios financieros de calidad, trabajar para garantizar el acceso igualitario al crédito y fomentar la inclusión financiera. Y, según se afirma en su Informe Anual 2017, "con el modelo de negocio desarrollado, MicroBank ha logrado compaginar la aportación de valor en términos sociales con la generación de los recursos necesarios para que el proyecto pueda seguir creciendo al ritmo que requiere la demanda existente, siendo actualmente el único banco en España dedicado en exclusiva a los microcréditos".

En cuanto a sus principios, en MicroBank, todos los miembros de su equipo humano "tienen la obligación de basar su conducta en la buena fe, la integridad y el sentido común". Su Código Ético y Principios de Actuación y la Políca de actuación en materia de anticorrupción recogen los valores, principios y normas que hay que respetar, tanto en las relaciones profesionales internas con la entidad como en las externas con los clientes, los accionistas, los proveedores y la comunidad en general, en todos los ámbitos en los que está presente.

Sus microcréditos van dirigidos a seis tipos de colectivos. Por un lado, a emprendedores y profesionales autónomos que necesiten financiación para crear, ampliar o consolidar un negocio. También a emprendedores en situación de exclusión financiera o con dificultades para acceder al sistema de crédito tradicional: jóvenes, personas en situación de desempleo, nuevos residentes...

El tercer perfil lo conforman las microempresas: negocios de menos de 10 empleados y un volumen de ventas anuales inferior a los dos millones de euros. El cuarto, las empresas sociales que buscan un impacto social a través de una actividad empresarial. 

El quinto colectivo lo constituyen personas y familias con rentas anuales inferiores a 18.000 euros que requieran financiación para atender necesidades familiares o superar dificultades temporales. Y, por último, estudianteseque quieren cursareun máster universitarioeen un país europeo.

En su Informe, además, se destaca que MicroBank concede el 100% de sus microcréditos basándose en la garantía personal de los solicitantes, sin pedir ni aceptar ningún tipo de garantía real. De hecho, el 15% de los emprendedores estaba en el paro cuando solicitó el microcrédito. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top