La revolución digital requiere un nuevo contrato social

Telefónica ha presentado la segunda edición de su Manifiesto Digital en el que subraya los beneficios de la tecnología digital para mejorar la vida de las personas y la sociedad en general. Este nuevo pacto digital debe hablar de inclusividad, transparencia, políticas sociales y fiscales, de responsabilidad y compromiso con el desarrollo social y de los derechos de los ciudadanos en este mundo digital.

"La Revolución Digital tan solo acaba de empezar. Nuestra visión en este nuevo mundo es sencilla: creemos que la tecnología debería estar al alcance de todas las personas para ampliar sus perspectivas personales y profesionales". Es una de las frases con las que José María Álvarez-Pallete, presidente Ejecutivo de Telefónica, justifica la elaboración del Manifiesto Digital de la multinacional, un documento que define las claves de las que deberían ser las políticas públicas de las democracias de la era digital para asegurar que los beneficios de la digitalización lleguen a todas las personas en un entorno de rápidos cambios tecnológicos, políticos y sociales. En su opinión, “es hora de alcanzar un nuevo consenso, un Nuevo Pacto Digital que garantice que los importantes beneficios derivados de la digitalización son accesibles para todos. Para ello es necesario una modernización de instituciones sociales, económicas y democráticas, así como una mayor colaboración público-privada”.

Telefónica defiende la necesidad de este nuevo pacto ya que "muchas de las normas y marcos regulatorios actuales no están adecuados a los retos que plantea el nuevo y complejo entorno digital. Para adaptarlos, es necesaria la colaboración entre múltiples agentes sociales que definan las bases de un uso justo y democrático de las nuevas tecnologías. Una digitalización sostenible con foco en las personas requiere de profundos cambios en las políticas públicas que garanticen que la tecnología reduce la desigualdad".Y según Pablo Carvajal, Secretario General y director de Asuntos Públicos, Regulación y Negocio Responsable de Telefónica y encargado de presentar el Manifiesto, “necesitamos un nuevo paradigma regulatorio que aplique a los mismos servicios las mismas reglas y que garantice que todas las empresas tengan las mismas posibilidades de innovar. Las autoridades deben intervenir cuando sea necesario de forma rápida para garantizar la competencia justa y los derechos de los usuarios".

Desde Telefónica, proponen un debate para que este nuevo pacto haga que la digitalización esté centrada en las personas. Para ello, debe regirse por cinco principios. El primero, que sea un proceso inclusivo del que todos podamos participar, ya que hay miles de millones de personas en todo el mundo siguen sin conectividad, y sin conectividad no hay digitalización, un problema que implica tanto al sector público como al privado.

coloquio masnifiesto

El segundo principio habla de adaptar las políticas sociales y fiscales a las sociedades digitales actuales. Eso significa que, en colaboración con otros agentes sociales, los gobiernos deben ofrecer la formación y la educación adecuada para garantizar el derecho al empleo de las personas ante el riesgo de la automatización de muchos trabajos. Las políticas sociales deben modernizarse y proteger los derechos de los trabajadores y de la sociedad en general. El tercero se refiere a garantizar que los usuarios conozcan de forma trasparente sus datos y tener el control sobre cómo y cuándo utilizarlos. Sólo así se logrará la confianza de ellos y se logrará explotar todo el potencial de los datos como impulsor de cambios sociales positivos en áreas como la salud, la educación, el transporte o el cambio climático.

Para la sostenibilidad de internet son necesarias plataformas globales de servicios digitales más responsables y comprometidas con el desarrollo social, según el cuarto punto, que subraya que "en aras de su sostenibilidad, es necesario también asegurarse del uso ético de la inteligencia artificial y los algoritmos por parte, sobre todo, de estas grandes plataformas". Por último, Telefónica aboga por una Carta de Derechos Digitales pensada en las personas y que proteja también sus valores y derechos fundamentales en el mundo digital.

Como nos recuerda Álvarez-Pallete, "esta Revolución Digital es el periodo de transformación económica, tecnológica y social más importante que hemos vivido desde la Revolución Industrial. Es lógico que un cambio de tales magnitudes plantee nuevos retos a los responsables políticos y los reguladores".

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top