El Banco Mundial estima que en el mundo se pierden riquezas por valor de unos 160.000 millones de dólares debido a las diferencias en los ingresos que las mujeres y los hombres perciben durante toda su vida. Esto representa un promedio de 23.620 dólares por persona.
La brecha salarial tiene un coste muy elevado en la riqueza de los países

Esta es la principal conclusión del informe Unrealized Potential: The High Cost of Gender Inequality in Earnings (Potencial desaprovechado: El alto coste de la desigualdad de género en los ingresos) en el que se examina el coste económico de la desigualdad de género en términos de capital humano perdido. El documento, publicado este miércoles, se ha dado a conocer justo antes de la reunión del Grupo de los Siete (G-7), actualmente encabezado por Canadá, un país que se comprometió a garantizar que la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer se integren en todos los temas, actividades e iniciativas del G-7 durante su presidencia. Según Quentin Wodon, economista principal del Grupo Banco Mundial y autor del informe, "la riqueza en capital humano representa dos tercios de la cambiante riqueza de las naciones, muy por encima del capital natural y otras formas de capital. Debido a que las mujeres ganan menos que los hombres, la riqueza en capital humano a nivel mundial es aproximadamente un 20% más baja de lo que podría ser”.

El informe, en el que se han estudiado 141 países, señala que en casi todos las mujeres tienen que superar muchos obstáculos para conseguir participar plenamente en la fuerza laboral y obtener la misma remuneración que los hombres. Por este motivo, las mujeres representan solo el 38% de la riqueza en capital humano de su país, definida como el valor de los ingresos futuros de sus ciudadanos adultos, en comparación con el 62% en el caso de los hombres. En los países donde los ingresos son más bajos, las mujeres apenas representan apenas un tercio o menos de la riqueza en capital humano.

Dicho documento subraya que los programas y las políticas que facilitan a las mujeres la obtención de empleo, el acceso a infraestructura básica y servicios financieros y el control de la tierra pueden ayudar a lograr la igualdad de género en los ingresos.

Las pérdidas de riqueza no son uniformes, sino que varían según las zonas. Así, las mayores, con valores que oscilan entre 40.000 y 50.000 millones de dólares, se dan en la región de Asia oriental y el Pacífico, América del Norte, y Europa y Asia central. "Esto se debe a que entre estas regiones se distribuye la mayor parte de la riqueza de capital humano del mundo", afirma el documento. Las pérdidas en otras regiones también son considerables. Ascienden 9.100 millones en Asia meridional, 6.700 millones en América Latina y el Caribe, 3.100 millones en Oriente Medio y Norte de África y 2.500 millones en África al sur del Sahara. Si bien las pérdidas en los países de menos ingresos son menores en términos absolutos que en otras regiones, "como proporción de la dotación inicial de capital humano son mayores que en el mundo", explica el informe.

Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial, considera que “el mundo está desaprovechando 160.000 milllones de dólares cuando pasamos por alto la desigualdad en los ingresos que las mujeres y los hombres perciben durante toda su vida. Esto es un claro recordatorio de que los líderes mundiales deben actuar inmediatamente y con firmeza para invertir en políticas que promuevan más y mejores empleos para las mujeres y la igualdad de remuneración en el trabajo”. 

El estudio forma parte de un programa más amplio de investigación del Banco Mundial que recibe el respaldo del Gobierno de Canadá, la Children’s Investment Fund Foundation y  la Alianza Mundial para la Educación.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top