La multinacional española ha cerrado su sexta emisión de bonos verdes por un importe de 750 millones de euros
RSE.- Iberdrola cierra con éxito una emisión de bonos verdes en el Euromercado

Los fondos se utilizarán para la financiación y refinanciación de inversiones en parques eólicos terrestres en Reino Unido y uno marino en Alemania (Wikinger, que la compañía desarrolla en aguas del mar Báltico).

El importe de la emisión ha ascendido a 750 millones de euros, con vencimiento en septiembre de 2027. El cupón ha quedado fijado en el 1,25%, lo cual ha sido posible al alcanzar un diferencial de 58 puntos básicos sobre midswap.

Según informan desde Iberdrola, el coste de la operación es muy competitivo dado el volumen alcanzado, así como el entorno actual de mercado, caracterizado por la incertidumbre en la evolución de los tipos de interés por los riesgos geopolíticos existentes y las dudas con que cuenta el mercado acerca de las próximas decisiones de política monetaria (en Europa el BCE se reúne mañana). La operación se ha ejecutado de forma muy satisfactoria, apoyada por el fuerte interés de los inversores de renta fija y su condición de verde.

La operación ha mejorado las condiciones de la última emisión realizada por Iberdrola en febrero de este año, ya que se ha conseguido cerrar sin pagar ninguna prima de nueva emisión respecto al nivel teórico de cotización en el mercado secundario.

De este modo, Iberdrola continúa avanzando en su estrategia de lograr que buena parte de su pasivo tenga formato verde, de acuerdo a la apuesta de la compañía por un mix energético bajo en carbono. El Grupo fue el mayor emisor verde mundial a nivel de empresa durante el ejercicio 2016.

La demanda para dicha operación ha superado en una fase inicial los 2.200 millones de euros, lo que ha permitido subir a 750 millones la colocación, que inicialmente se planteaba por 500 millones. En la emisión van a participar más de 150 inversores.

En este sentido, los bonos verdes  suelen generar una mayor demanda, ya que se añade el interés de los inversores socialmente responsables (ISR). De hecho, una gran parte de la operación se ha colocado entre este colectivo de inversores, por lo que Iberdrola continúa diversificando su base inversora y ampliando la demanda, lo que mejora la ejecución de estas operaciones en momentos volátiles de mercado.

Una de las principales características de los bonos verdes es que los fondos obtenidos se destinan a la financiación de proyectos sostenibles y socialmente responsables, utilización que es validada por la agencia independiente Vigeo Eiris.

Dicho hito se convierte en la sexta emisión pública de este tipo realizada por Iberdrola y repite el éxito obtenido tanto en abril de 2014, cuando la compañía se convirtió en la primera empresa española en cerrar una colocación de bonos verdes, como en las emisiones realizadas posteriormente: en los meses de abril, septiembre y diciembre de 2016, así como en febrero de 2017.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Empleo RSE

Top