El Ayuntamiento de Barcelona y la Fundación Telefónica, la Fundación Vodafone, la Fundación Orange, la empresa Cisco y la empresa Lenovo han sellado una declaración para poder trabajar juntos en la reducción de la brecha digital y la inclusión social digital. Forma parte del Plan Barcelona Ciudad Digital 2017-2020 que está impulsando la Comisionada de Tecnología e Innovación Digital
RSE.- Barcelona y grandes empresas telefónicas y tecnológicas se comprometen a reducir la brecha digital

El objetivo del documento conjunto es maximizar el impacto de los programas de retorno social que estas empresas y fundaciones despliegan en Barcelona en el ámbito de la inclusión social digital. Para conseguirlo, se articularán mecanismos de coordinación con el Ayuntamiento de Barcelona para que la tarea que hacen las empresas y fundaciones pueda alinearse con las políticas públicas que está impulsando Comisionada de Tecnología e Innovación Digital en el marco del Plan Barcelona Ciudad Digital 2.017-2020. El objetivo compartido es dar prioridad aquellos barrios y colectivos que el gobierno ha identificado como más vulnerables y donde la brecha digital es más profunda.

El acuerdo suscrito bajo el nombre de Declaración de Barcelona para la inclusión social digital recoge la necesidad de que la tecnología, clave en el desarrollo económico de las ciudades, se convierta también una herramienta para generar oportunidades al servicio de una ciudad más justa, más cohesionada y menos desigual y anima a redoblar los esfuerzos para que la tecnología permita desarrollar soluciones innovadoras en ámbitos como la educación, la sostenibilidad, la salud, la inclusión social, la accesibilidad o la movilidad. Reducir la brecha digital es uno de los aspectos que más preocupa a los departamentos de Responsabilidad Social Corporativa/Empresarial (RSE/RSC) de las grandes empresas telefónicas y tecnológicas.

Con este firma, las partes reconocen que si bien Barcelona ha convertido en una de las capitales mundiales de innovación, aunque hay diferencias en el acceso de la ciudadanía a las tecnologías en función de barrios, niveles de renta, géneros y edades. Este acceso desigual a las nuevas tecnologías es un factor que determina la igualdad de oportunidades de la ciudadanía y por tanto, garantizar este derecho para todos es un reto de ciudad, de las ciudades del siglo XXI, y donde Barcelona quiere liderar el desarrollo de respuestas.

El primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello ha suscrito el compromiso con Aleix Valls, Director General Mobile World Capital Barcelona; Santiago Moreno, Director General de la Fundación Vodafone España; Juan Cruz, Director de Relaciones Institucionales de la Fundación Telefónica; Rocío Miranda de Larra, Directora de Responsabilidad Social Corporativa y sostenibilidad de Orange España; Xavier Massa, Director de Operaciones de Administración Pública de Cisco Systems; y Pablo Ortiz, Spain Enterprise Manager de Lenovo.

Pisarello ha destacado que se trata de "un compromiso de Barcelona para estar a la altura y poner la tecnología al servicio de los vecinos, creando alianzas con todo el sector para potenciarlo y para luchar contra la brecha digital". "Barcelona quiere estar a la altura y aprovechar su potencial tecnológico para hacer una ciudad digital más inclusiva y democrática". Por ello, ha anunciado "el Ayuntamiento reforzará las herramientas propias que tiene para combatir estas desigualdades y colaborará con el sector privado que esté dispuesto a poner en marcha proyectos con retorno social, con jóvenes, personas mayores, mujeres o personas con discapacidad para reducir esta brecha digital ".

Pisarello ha recordado que la Capital Mundial del Móvil es una ciudad pionera en la utilización de Internet, pero con diferencias según los niveles de renta y educativos y de género, según detectó el Informe de la brecha digital hecho por la MWCB, que revelaba que el 84% de los barceloneses dispone de Internet en su domicilio aunque a las Cortes esta cifra alcanza el 96% de los hogares y en Torre Baró sólo están conectadas un 62%. O que la edad es una brecha digital importante, sobre todo, a partir de los 64 años.

Los grandes objetivos a alcanzar, según Pisarello, pasan por promover la creatividad en las aulas, potenciar la tecnología como una herramienta para la inclusión social, aumentar la capacitación tecnológica como forma de inclusión laboral y para combatir la brecha de género en el acceso a la tecnología.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Empleo RSE

Grupo Crit - Barcelona

CEAR - Madrid

PUMA - Germany

Bolsa Social - Madrid

Top