La Cumbre del Clima celebrada en Marrakech ha puesto de manifiesto que España sigue sin tomarse suficientemente en serio la lucha contra el cambio climático. El Gobierno ha presentado como si fueran nuevos compromisos que en realidad no lo son y continúa sin tener un programa para descarbonizar la economía española y disminuir emisiones
COP22: España vuelve a decepcionar en la lucha contra el cambio climático

Mariano Rajoy visitó la COP22 pero poco más que sonreir para los fotógrafos se puede decir que hizo. Y es que han presentado como si fueran nuevos compromisos que en realidad no lo son: una ley de cambio climático prometida ya hace un año en la COP21 y que ni siquiera se ha empezado a redactar, y el envío a Cortes Generales del Acuerdo de París para iniciar su proceso de ratificación, cuando lo cierto es que España lleva un retraso significativo en este proceso y será uno de los últimos países en hacerlo, porque dicho acuerdo ya ha sido ratificado por 110 países, subraya Oxfam Intermón.

Para EQUO, la delegación del gobierno español en la cumbre de Marrakech no ha estado a la altura, ni ha demostrado que este acuerdo sea una prioridad. Las medidas anunciadas por la ministra de Medioambiente, García Tejerina no son suficientes para alcanzar el objetivo. Para el partido verde es urgente comenzar a trabajar en una ley de cambio climático que incluya la descarbonización de la economía y una necesaria transición a energías más limpias si España quiere tomarse en serio la reducción de emisiones. "El gobierno español se ha movido por inercia, sin ninguna iniciativa política y sin convicción. Ha tratado sin éxito de vender humo, con un anuncio vacío sobre una ley de cambio climático de la que ni siquiera hay borrador", ha señalado Juantxo López de Uralde, coportavoz de EQUO, que ha acudido a la cumbre en representación de Unidos Podemos.

Respecto a los avances de España en materia de fondos específicos para la adaptación, Oxfam Intermón ha lamentado su inexistencia. Actualmente sólo el 16% del total de financiamiento climático se destina a medidas de adaptación. A pesar de las proyecciones de donantes, Oxfam estima que en el 2020 sólo el 20% de los 100.000 millones de dólares comprometidos a nivel mundial para la lucha contra el cambio climático se dedicarán a la adaptación. Y mientras los países en vías de desarrollo han demandado en Marrakech que esa cifra se multiplique por cuatro, los países contribuyentes han hecho oídos sordos. España sólo destina en torno al 10% de los fondos a adaptación.

Desde Ecologistas en Acción han manifestado su malestar con la actitud española en esta cumbre ya que "el Gobierno español ha sido capaz de anunciar unas garantías para cumplir los objetivos de descarbonización sin tener una hoja de ruta consistente que permita saber cómo va a cumplirlos. Además, es famoso el enorme freno que se ha puesto en España al desarrollo de las energías renovables". En este sentido, Greenpeace también ha indicado en un informe publicado esta semana que España ha abandonado a los trabajadores y al medio ambiente al no abordar el fin del carbón: la quema de carbón para obtener electricidad es la principal causa de cambio climático y debe terminar para que la temperatura del planeta no suba más de 1,5 ºC.

Una de las principales conclusiones de esta Cumbre del Clima celebrada en Marrakech ha sido la unión frente a las amenazas negacionistas de Donald Trump y el mensaje político de que no hay marcha atrás en la lucha contra el cambio climático. Todo parece indicar que Trump no podrá frenar el avance mundial hacia la descarbonización. Según EQUO, aunque la COP22 no ha supuesto un retroceso respeto a los compromisos de adquiridos en París; tampoco ha supuesto un paso adelante a la hora de concretar cómo alcanzar esos compromisos, ni tampoco ha conseguido que los objetivos de reducción de emisiones sean más ambiciosos para evitar que la temperatura aumente más allá de 1,5ºC.

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top