Mossack Fonseca creó en 2005 más de 210.000 empresas offshore, una cada 10 minutos. Oxfam Intermón afirma que se puede acabar con los paraísos fiscales pero no hay una clara voluntad política de hacerlo. En España se podrían recaudar hasta 25.500 millones de euros adicionales, 18.300 de ellos provenientes de grandes fortunas y grandes empresas que se pierden por la evasión y elusión fiscal
Oxfam Intermón pone en marcha una recogida de firmas para impulsar una Ley contra la Evasión y la Elusión Fiscal

La ONG Oxfam Intermón denuncia el doble rasero de la comunidad internacional ante el abuso continuado de los paraísos fiscales y critica que España y otros gobiernos han sido cómplices de esta situación. La organización señala que en los últimos 15 años, la inversión internacional hacia los paraísos fiscales se ha multiplicado por cuatro, creciendo el doble de rápido que la economía mundial.

Es un problema sistémico. Panamá no es más que el epicentro de este ‘tsunami fiscal’, pero son muchos los países con prácticas similares de competencia desleal, secretismo y opacidad.Mossack Fonseca creó en 2005 más de 210.000 empresas offshore, una cada 10 minutosOxfamIntermón incide en la desproporción de la inversión en territorios tan pequeños como estos que arrastran en cambio una competencia desleal perjudicial para todos. De esta forma, las IslasCaymán, atraen más del doble de inversión bruta que China, pero 63.400 veces más si comparamos la inversión per cápita. Otro ejemplo es el número de sociedades por habitante: en las Islas Vírgenes Británicas con apenas 28.000 habitantes hay 30 sociedades por cada uno de ellos, 5 veces más que el número de sociedades que se darían en la Comunidad de Madrid que tiene más de 6 millones de habitantes.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha comparecido hoy en el Congreso para responder a preguntas de los grupos parlamentarios sobre el desajuste encontrado en el déficit fiscal. Un agujero en las cuentas públicas que podría condicionar el cumplimiento de la inversión en políticas sociales de calidad y universales. No asumir la responsabilidad de la lucha contra los paraísos fiscales, cuando hay 760.000 familias sin ningún ingreso y durante estos años de crisis se han reducido las partidas de políticas sociales.

Las medidas de reducción del déficit fiscal, y lo que es más importante, la garantía de los derechos sociales van de la mano de acciones claras e inmediatas de lucha contra la evasión y elusión fiscal. El fraude fiscal en España es muy superior al promedio europeo, si se lograse equiparar al nivel de los países de nuestro entorno se podrían recaudar hasta 25.500 millones de euros adicionales, 18.300 de ellos provenientes de grandes fortunas y grandes empresas, según el informe de OxfamIntermón “Tanto tienes tanto pagas”.

Oxfam Intermón advierte que existen soluciones para acabar con los paraísos fiscales, pero sin embargo no hay voluntad política. Por ello, la ONG pide al Parlamento que se asegure de poner en marcha un plan de acción urgente en cinco pasos:

1.     Revisar la definición y el listado de paraísos fiscales. España debería volver a incorporar a Panamá en su lista de paraísos fiscales, al igual que Francia. Es urgente contar con una lista nueva basada en criterios objetivos y un intercambio real y efectivo de información fiscal entre administraciones tributarias.

2.     Registro público de  propietarios finales de cuentas y empresas offshore. Las empresas pantalla no pueden seguir siendo una vía para disimular activos o entorpecer el trabajo de identificación de la propiedad real.

3.     Mayor transparencia en la información de grandes empresas. Deben hacer público qué impuestos pagan y dónde, cuántos empleados tienen y su volumen de negocio. La transparencia es un primer paso para frenar el desvío artificial de beneficios empresariales hacia paraísos fiscales.

4.     Territorios libres de paraísos fiscales. No es coherente que con los impuestos de ciudadanos y ciudadanas se incentive a empresas con prácticas fiscales poco responsables a través de la contratación pública. La administración no puede alimentar la rueda de la evasión y elusión fiscal ni la fuga hacia paraísos fiscales.

5.     Sanciones y acción internacional. Sin coordinación internacional, se puede llegar a cerrar un paraíso fiscal para que sus activos y empresas offshore se trasladen a otro que aún ofrezca garantías y privilegios. Hay que arrinconar a los paraísos fiscales a través de sanciones económicas y comerciales.

La lucha contra la evasión y la elusión fiscal debe ser una prioridad en España y en Europa. Por este motivo, Oxfam Intermón ha puesto en marcha una recogida de firmas que impulse una Ley contra la Evasión y la Elusión Fiscal.  

¿Te ha gustado el artículo?

3 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top