Tres de cada cuatro españoles (78,3%) cree que sería más feliz si tuvieran la jornada intensiva, aunque lo cierto es que tanto jefes como empleados deben afrontar un gran cambio de mentalidad para su implantación
RSE.- Las ganas que tenga el jefe de irse a casa siguen marcando el fin de la jornada laboral

El 59% de los encuestados por el portal Let’s Beer!  asegura que el jefe es el último en irse de la oficina, lo que prolonga normalmente las horas que el empleado permanece en el puesto trabajo para dar la impresión de que se está implicado con la empresa.

‘Horarios Españoles’, es la encuesta realizada por el portal Let’s Beer! a 2.330 personas durante el mes de marzo que, trata de hacer un dibujo general y desenfadado de la idiosincrasia española en el ámbito laboral así como las relaciones entre jefes y empleados.

“Las ganas que tenga el jefe de irse a casa siguen marcando el fin de nuestra jornada laboral. Conocemos la teoría, pero en la práctica sigue estando mejor visto el presentismo laboral, que otras fórmulas a la orden del día en el resto de Europa, como la jornada flexible o trabajar desde casa”, comenta Xavi Roca, galardonado consultor en marketing, especializado en técnicas de liderazgo en empresa.

La difícil combinación entre una larga jornada laboral y cualquier otra actividad que haya de realizarse durante las horas de luz puede ser la razón de que ‘1 de cada 3 españoles (32,6%) confiese haber utilizado una excusa falsa para salir antes del trabajo’. De ellos, ‘más de la mitad (52,4%) han utilizado la ‘cita con el médico’ como excusa falsa.

En cuanto a diferencias y similitudes entre sexos, ‘2 de cada 4 mujeres asegura no poder conciliar frente a solo 1 de cada 4 hombres’. Eso sí, si salieran antes de trabajar ‘tanto ellos como ellas creen que tendrían una vida sexual más activa’.

En cuanto a regiones, ‘los madrileños son los más preocupados por tener vida más allá del trabajo. Valencianos y vascos los que menos.

La particularidad de los horarios españoles y su desfase con Europa se hace aún más visible ante acontecimientos de índole continental. Por ejemplo, ‘casi el 60% de los españoles asegura haberse perdido un partido de Champions por estar trabajando’. “La Champions se emite en prime time, sí, pero prime time europeo. Es un claro ejemplo de anomalía del horario español en algo tan arraigado a nuestro carácter como el fútbol” comenta Borja Prieto, un empresario español experto en televisión y redes sociales que ha vivido largas temporadas en el extranjero, y añade “salimos de trabajar bastante más tarde las 18.00 horas, la compra, la cena, los niños, las cosas del día siguiente… con suerte nos sentamos a ver el partido cuando ya han sonado los himnos”.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top