Publicado el
Despues que más de 360.000 personas de todo el mundo apoyaran a Greenpeace con esta campaña de denuncia, Colgate-Palmolive, PepsiCo y Johnson & Johnson han acordado reunirse con esta ONG

El pasado año, entre los meses de agosto y octubre, las selvas de Indonesia vivieron el mayor desastre ambiental del planeta de 2015. Más de 130.000 focos, detectados desde los satélites, provocaron cientos de miles de incendios en las selvas y turberas de las islas de Sumatra y Borneo, en el hábitat de especies amenazadas como el orangután o el tigre de Sumatra.

Tras la ola de incendios se encuentra la industria del aceite de palma, junto con el sector papelero. Fuegos alimentados por la expansión masiva de los cultivos de aceite de palma, en el que se basan los productos de las grandes marcas del mundo de la alimentación (desde sopas a chocolates, pasando por bollería y conservas), la cosmética (champús, jabones, detergentes) o algunos mal llamados biocarburantes. 

Greenpeace expone que hay que seguir insistiendo en especial a las grandes multinacionales que consumen aceite de palma, responsables de lo que está pasando. "PepsiCo, Colgate-Palmolive y Johnson & Johnson dicen que tienen políticas activas para evitar que el aceite de palma procedente de la deforestación entre en su cadena de suministro. Pero los hechos no les respaldan", señala la ONG ambiental.

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies