Una frase que se escucha cada vez más en las grandes empresas, y no para subirse al carro de los nuevos tiempos; el trabajo flexible mejora la productividad y la pertenencia
No preguntes cuándo y dónde trabajo, mira mis resultados

Según el informe, La flexibilidad: ¿amiga o enemiga? realizado por Vodafone, el 81% de las empresas españolas cuenta con alguna política de flexibilidad laboral y el 89% de ellas asegura que ha tenido un impacto positivo en su productividad.

A nivel global, el 75% de las compañías cuenta con políticas de trabajo flexible que permiten a los trabajadores modificar su horario y trabajar en lugares distintos a la clásica oficina. Un ejemplo, en la sede de Vodafone España trabajan alrededor de 3.000 personas, pero sólo el 70% utiliza mesas de trabajo. Cada día uno de ellos puede colocarse en un lugar distinto del complejo o según qué departamento y qué tarea, trabajar desde casa. Por esta razón uno que pasee por este edificio situado en Canillejas se sorprenderá al ver que los empleados no cuentan con las típicos cajones en el escritorio para guardar sus pertenencias o el habitual marco de fotos con la imagen de los hijos.

En el ámbito mundial, el estudio subraya que a consecuencia de la flexibilidad laboral el 61% de las empresas señalaron un incremento en los beneficios de su compañía, el 83% una mejora de la productividad y más de la mitad de los encuestados afirmaron que las  políticas de flexibilidad laboral influyen positivamente en la reputación de la organización. Asimismo, parece que este forma de entender el trabajo con la tecnología como eje central cala más entre los más jóvenes. Pues, los investigadores detectaron que para el 72% de las personas entre 18 y 24 años, el poder trabajar a través de videoconferencias o mensajerías instantáneas mejoraría la calidad del empleo. Pero, ese porcentaje desciende a un 38% con más de 55 años.

La ruta hacia la flexibilidad

Cuatro son los pasos que toda empresa que implante estos tipos de políticas debe tener en cuenta. Primero, hay que lidiar con la cultura, pues aún se sigue pensando que incorporar estas pautas acarrean automáticamente reducciones de plantilla. Los jefes tendrán información de sus empleados y estos de ellos, pero no para fiscalizar sino para colaborar. Trabajar a remoto implica tener todas las herramientas siempre listas y coordinadas, nada puede fallar, por supuesto la conexión a internet tiene que ser potente. Se debe cambiar la mentalidad de oficina, los trabajadores no podrán personalizar sus escritorios. Y cuatro, la organización debe contar con la tecnología más avanzada y situar la seguridad en lo más alto a la hora de trabajar en red.

Para Andrés Vicente, director general de la Unidad de Negocio de Empresas de Vodafone España, hay un cambio profundo y rápido en el lugar de trabajo moderno. “Vivimos una era en la que el trabajo es verdaderamente lo que haces y no dónde vas”.

@ignaciocayetan 

¿Te ha gustado el artículo?

6 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top