Antonio Vercher, Fiscal coordinador de Medioambiente y Urbanismo de la Fiscalía General del Estado
“La reforma del Código Penal en materia de Compliance ha sido caótica”

 “Compliance Ambiental: impacto social, regulatorio y reputacional”, este fue el título de la jornada celebrada en el CSEG de la Complutense (Centro Superior de Estudios de Gestión), que inauguraba el primer Curso Oficial para Compliance Officers organizado por Cumplen (Asociación de Profesionales de Cumplimiento Normativo) y la Universidad Complutense.

En ella intervinieron Antonio Vercher, Fiscal coordinador de Medioambiente y Urbanismo de la Fiscalía General del Estado; Eduardo Navarro, Responsable de Cumplimiento Corporativo de Calidad Pascual, Codirector del Diploma y Vicepresidente de Cumplen; Luis Piacenza, Director Manager de Sostenibilidad de Crowe Horwath y José Manuel Ruano, Director del CSEG.

Antonio Vercher expuso en su intervención distintos aspectos normativos en temas de medioambiente, haciendo un repaso por los preceptos constitucionales (artículo 45 de la Constitución) y penales (Título XVI del Código Penal) en la materia. El Fiscal recordó que el delito demedioambiente es delito de peligro, no de resultado, y manifestó asimismo tener “más procedimientos contra la Administración que contra las empresas”.

En cuanto al número de sentencias emitidas por los tribunales en 2013, 882 fueron condenatorias y solo 38 estuvieron relacionadas con el medioambiente, frente a 501 en materia de ordenación de territorio y urbanismo, entre otras. “De cada cuatro sentencias en 2013, tres fueron condenatorias y una absolutoria”. En 2014, por su parte, el número de sentencias condenatorias fue de 929 y el de absolutorias de 288. “A nosotros no nos importa acusar o no”, afirmó el fiscal, “ya que lo importante del procedimiento es el convencimiento del juez”.

Vercher afirmó que desde la Fiscalía se valora positivamente que una empresa tenga certificaciones medioambientales como la ISO 14000, ya que eso significa que “la empresa está comprometida con el medioambiente. Aunque esto no siempre basta”, dijo. Las exigencias de la Fiscalía para las empresas en esta materia no terminan de estar claras. Es por esto que desde el organismo se está preparando una nota sobre la reforma del Código Penal de 15 de marzo de 2005 en materia de Compliance que se publicará en los próximos días, así como una Instrucción sobre la responsabilidad de las personas jurídicas que, en opinión de Vercher, “no tardará más de una semana en hacerse pública”. Ambos documentos responden a una necesidad actual, ya que, según expresó el fiscal, “la reforma del Código Penal en materia de Compliance ha sido caótica”.

Desde un plano sociológico, el fiscal citó datos de un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, según el cual “la conciencia de los españoles en medioambiente es muy débil. Podríamos calificarla de aparente. Defendemos el medioambiente pero el compromiso no se plasma”, comentó.

Por su parte, Eduardo Navarro aportó su experiencia como Responsable de Cumplimiento Corporativo de Calidad Pascual, haciendo una defensa de “la cultura empresarial de compromiso medioambiental como pilar de cualquier empresa”. Y es que ya no se trata solo de la perspectiva financiera. Los temas medioambientales han hecho que los profesionales del Compliance se quiten “el gorro económico” para evolucionar hacia nuevas metas y competencias. Un ejemplo es que a día de hoy son muchos los ejecutivos de Compliance que trabajan con objetivos variables por temas medioambientales. “A nadie se le ocurre asumir ningún tipo de riesgo medioambiental porque va contra la cultura”, afirmó Navarro.

El vicepresidente de Cumplen cree que el punto de vista ético es muy importante. “Hay que asumir compromisos éticos, voluntarios, que nos hagan estar a gusto con lo que hacemos y que satisfagan a los distintos grupos de interés. Tenemos que invertir y apostar por valores”, dijo. Y todo pese a que aún es complicado demostrar el retorno de medidas como la ISO 14000. “Las empresas no hemos sabido transformarlo en rentabilidad. Lo hacemos por cultura y por valores”.

Por su parte, Luis Piacenza cerró la jornada con una intervención orientada a la Responsabilidad Corporativa. “Por miedo a la prevención penal nos encerramos en temas que no tienen que ver con el futuro, y no puede ser así. O a alguien se le ocurre algo, o acabaremos como decía Malthus: ‘sin trigo suficiente’ y, en nuestro tiempo, sin oxígeno”.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top