Hace diez años, ya hablábamos con él de RSE, hoy seguimos haciéndolo, pero con distintos contenidos, han cambiado muchas cosas. En su opinión, básicamente dos cosas. La primera, que el nombre ha ido evolucionando hacia el concepto de sostenibilidad, llevando aparejado el cambio de concepto de lo que hay detrás.
José Manuel Sedes: "actuar de forma responsable genera valor para el negocio"

"Al principio, las empresas nos ocupábamos de alguna manera de aquellos riesgos que nuestra actividad generaba en el entorno y de cómo mitigarlos y posteriormente vimos cómo además de eso, teníamos que aprovechar las oportunidades que ese nuevo concepto de responsabilidad social corporativa nos ofrecía para generar valor para el negocio. Y el otro gran cambio es que, cada vez más, las actividades de sostenibilidad están incorporadas dentro de la propia estrategia de la compañía porque al observar que efectivamente genera valor para el negocio actuar de forma responsable, es una oportunidad estupenda".

Le “mola” trabajar en Vodafone “por una razón muy fácil y es por lo que dice nuestro lema: el futuro es apasionante y lo que más me apasiona de esta compañía es como nuestro sector está siendo parte activa de la evolución de la sociedad, de esa revolución 4.0, vivirlo desde dentro y contribuir a ello y, además, ver cómo estamos generando impactos positivos en la sociedad”.

La atención al cliente, uno de los temas que siempre sale a relucir cuando se habla de una compañía de telecomunicaciones es uno de los “basics” en Vodafone. “Porque el cliente está deseando que le respondas de una forma eficiente, pero, además de cumplir, tienes que ofrecer otros valores y, en un análisis que hacemos periódicamente, sí que comprobamos cómo van evolucionando sus expectativas de lo que nos demandan y aún tenemos un reto importante”. No obstante, Sedes resalta que, además del servicio, los clientes empiezan a preocuparse por otro tipo de temas vinculados con la responsabilidad social. Y cita como ejemplo el problema del desempleo juvenil: “todos nuestros grupos de interés nos están demandando que hagamos aportaciones en esta línea”. Puede parecer que va más allá de su negocio”, pero subraya “que está muy relacionado con él y lo tenemos incluido dentro de lo que llamamos objetivos transformacionales”. Y explica que es “algo en lo que Vodafone puede aportar valor”.

Son muchos los que piensan que las relaciones entre el mundo de la educación y el mundo de la empresa son manifiestamente mejorables. Vodafone ha realizado con una empresa especializada una encuesta a 6.000 jóvenes en 15 países. Y una de las conclusiones es que “creen que no tienen las capacidades digitales necesarias para trabajar en aquellos empleos que les gustaría. De hecho, más de un 30% cree que no las tiene para ningún tipo de empleo”. Sedes considera que “ése es un gran reto en el que hay que trabajar: acercar las necesidades que tenemos las empresas con la oferta que sale de las universidades. Las empresas estamos demandando nuevos perfiles profesionales orientados a aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías”.

También trabajan para derribar la brecha digital en las vocaciones de los jóvenes. Ellos suelen optar más por ciencias y tecnología, ellas por carreras, digamos, más tradicionales. De ahí el programa Code Like a Girl, puesto en marcha hace aproximadamente un año, orientado a dar formación en programación a chicas entre 14 a 18 años.

Y para ambos sexos, la herramienta Future Jobs Finder, con la que ya han interactuado más de 2,7 millones de jóvenes en todo el mundo en 18 países y 10 idiomas. “Aspiramos a llegar a diez millones. Lo que queremos es que les sirva de orientación y de ayuda además de ofrecerles puestos de trabajo en función de sus intereses y habilidades”, afirma José Manuel Sedes.

Colectivos en riesgo de exclusión, como mayores, mujeres, personas con alguna discapacidad también tienen su hueco en las iniciativas de Vodafone. “Dentro de nuestro marco estratégico de empresa sostenible, tenemos tres pilares, la empleabilidad de jóvenes de los que ya hemos hablado, y la igualdad y la diversidad. El tercero es la innovación”, explica el manager de sostenibilidad de Vodafone que, refiriéndose concretamente a igualdad y diversidad explica que aspiran a “integrar talento joven pero que colabore de forma natural con las diferentes generaciones dentro de la compañía” donde la pirámide de edad tiene un 82% entre 30 y 50 años.

Y hablando de la Fundación, muy focalizada a los mayores, Sedes presume de que solo durante el año pasado se formaron a más de 60.000 personas mayores en el uso de las nuevas tecnologías y a cerca de 5.000 personas con discapacidad para favorecer su integración social.



Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top