Si hay una cosa que caracteriza a Elena Valderrábano es su locuacidad. Abierta, espontánea sin ambages, contesta pormenorizadamente a nuestras preguntas. No se corta. Prefiere los perros a los gatos -y mientras sorbe una taza café, se confiesa de personalidad gatuna-. Hablamos de compliance, de corrupción, de la situación política actual, de puertas giratorias y de cómo se plantean todos estos temas en la primera tecnológica española
Elena Valderrábano: "el DIRSE tiene que hacer de Pepito Grillo"

Empezamos con la estrategia de Telefónica para los próximos años, con el lema “Elegimos todo”, quieren convertir esta empresa -que nace de las "Matildes" y la fibra de cobre-  en una ‘Onlife Telco’ que sitúa al cliente en el centro de todo. El objetivo es su satisfacción además de cumplir con las expectativas que tiene de la empresa. “Todos los departamento de la empresa trabajan de cara al cliente, pero esta nueva estrategia te lleva a pensar a si lo que estás haciendo realmente repercute en el cliente. Con dos finalidades, lograr que los clientes estén satisfechos, tengan confianza, e internamente dejar de hacer cosas que no tengan impacto”. Como no podía faltar el cumplimiento (compliance) , que está en boca de todos, también fue un tema importante. Una palabra de moda porque ha habido un cambio en el código penal, los individuos son responsables, supone una vía de exención de la empresa y una vía de responsabilidad del directivo directamente, nos explica la responsable de la RSE de Telefónica a nivel global . “En nuestro caso, tenemos un canal de denuncias dirigido a empleados y funciona bastante bien, cada país tiene uno. Tratamos de abrirlo hacia fuera para la sociedad en general, los proveedores y el cliente ya tienen el suyo propio”.

Telefónica es la única telco española que figura en la Lista A de la edición para la Península Ibérica del CDP, aunque el medio ambiente no es el principal riesgo de esta compañía no es fácil conseguir ése puesto. “El reto mayor ahora es seguir haciéndolo bien, porque cada vez los objetivos son mas exigentes, pero sobre todo es ayudar a otros sectores que son mas contaminantes. Podemos proveerlos de tecnología para ser más eficientes”, cuenta Valderrábano. Otro desafío relacionado con lo anterior son los Objetivos de Desarrollo Sostenible, un compromiso que por supuesto asumen pero que haya 17 no parece que le gusten mucho a la dirse de Telefónica. “Creo que es una formulación un poco errónea, con los Objetivos del Milenio se dio un impulso pero no se cumplieron y ahora estos deberían focalizar más. Pero creemos que la tecnología y a lo que nosotros nos dedicamos nosotros puede contribuir mucho a conseguirlos”.

Las puertas giratorias son un aspecto candente en el panorama político y empresarial, y más ahora con las negociaciones para un futuro gobierno de España. ¿Qué opina Elena Valderrábano? “Nosotros tenemos una ley de incompatibilidades, si no hay incompatibilidad tampoco hay que penalizar si uno tiene capacidades a una persona por meterse en política. Creo que tienen que estar muy reguladas las incompatibilidades, pero si no hay incompatibilidades… ¿Por qué no? Al final un consejo de administración debería tener distintos perfiles que te aporten”. Sobre la escasez de mujeres en los consejos de administración, la representante de Telefónica no es muy partidaria de cuotas pero “la realidad demuestra que hay veces que o lo haces con cuotas o no entras y la gente no se acostumbra a ver otro tipo de liderazgo”. “Estaremos en la igualdad cuando la mujer mas torpe del mundo esté en el mismo sitio que está el hombre más torpe”, subraya con un mohín sarcástico Elena.

Para terminar, la invitada al Sillón Rojo de Diario Responsable, indicó que el papel del Director de RSE es necesario en la empresa y tiene que centrar su función en escuchar a los grupos de interés, ver por dónde van las tendencias y hacer un poco de Pepito Grillo.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top