Trabajo Infantil 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y UNICEF advierten que la explotación infantil ha incrementado tras la pandemia. Entre otras consecuencias, luego de la llegada de la COVID-19, el número de menores de edad que son sometidos a realizar trabajos forzosos y perjudiciales para su salud se ha elevado a 160 millones en todo el mundo, según se desprende de los resultados del informe: “Trabajo infantil: estimaciones mundiales 2020, tendencias y el camino a seguir” publicado el pasado mes de junio por ambas organizaciones internacionales. De cara a la reconstrucción de la crisis generada por el coronavirus, es imprescindible que los estados pongan a los Derechos Humanos de los más vulnerables, como los niños, en el centro.
Ver noticia
La meta 8.7 de la Agenda 2030 busca poner fin al trabajo infantil en todas sus formas para el 2025. Este es uno de los objetivos más difíciles de alcanzar ya que en la región latinoamericana a causa de la pandemia, puede haber un importante aumento de la tasa de trabajo infantil, lo que implica que al menos entre 109.000 y 326.000 niños niñas y adolescentes podrían ingresar al mercado de trabajo sumándose a los ya 10,5 millones que están en esta inaceptable situación.
Ver noticia

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top