Aunque la iniciativa de crear en 2009 la Feria Carbon Expo sobre emisiones y cambio climático en Barcelona dé alas a los grupos ecologistas que critican la mercantilización del cambio climático (e incluso a quienes lo ''''niegan'''' como niegan otros grupos el holocausto nazi o armenio), creo que debemos aplaudir cualquier iniciativa que ponga ''''dentro del sistema'''' económico mundial un reto tan importante como la lucha contra el cambio climático acelerado que estamos provocando.

En la medida que dicha lucha "interese" no sólo a la sociedad en su conjunto sino también a los agentes económicos, conseguiremos a buen seguro mejores resultados. Pero como todo, creo que sería buena una cierta moderación y no tender a extremos. Los extremos se tocan. Plantear dentro del sistema económico mundial la lucha contra el cambio climático debe estar supeditado a un estricto control sobre la bondad de cada iniciativa. Veamos sino el ejemplo de los biocombustibles, causantes en parte de la actual crisis alimenticia mundial.

Pero seguro que vamos a oir críticas a la Feria Carbon Expo desde el ecologismo (como también critican los parques eólicos por ejemplo), así como sonrisas entre el movimiento para la "negación del cambio climático". En este segundo caso por cierto, debo reconocer que creía rara avis a personas que pudieran negarlo, pero en Madrid pude encontrarme hace unas semanas con un grupo de personas que así lo hacían. Increíble... pero cierto. Si malo es convertir "sólo en negocio" el cambio climático, malo es también convertirlo en "sólo política", como hacen quienes siguen los dictados de algún partidismo oportunista.

Cuidado pues con los extremos. Como siempre en la vida... punto medio.

P.S. Por cierto, tenemos la costumbre hablando, por ejemplo, de virus de ver su imagen microscópica... pero nunca me había parado a pensar en ver al CO2 de una forma similar. La imagen es la de una molécula de dióxido de carbono.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top