Publicado el
En la rueda de prensa celebrada la tarde de este miércoles en ESADE por Josep M Lozano y María Prandi, coautores del libro, ¿Pueden las empresas contribuir a los Objetivos de Desarrollo del Milenio?, esta última ha señalado que las empresas pueden realizar determinadas acciones cuyo cumplimiento contribuye directamente a la consecución de los Objetivos del Milenio.

 

Diario Responsable.com.- Para ello las empresas deben de poner en marcha polticas de trabajo decente, no sólo en la empresa matriz sino también promoverlas en toda su cadena de suministros. Además deben crear nuevos productos para cubrir las necesidades básicas de una gran parte de la sociedad, en torno a una cuarta parte de la población mundial, que no puede atenderlas. 

Asimismo,  el profesor Lozano afirmó que cada empresa tiene que dar respuesta a como tienen que afrontar el reto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, puesto que depender de su forma de gestión y estrategia empresarial de forma que generen su propios modelos.

 

En el libro se presentan 10 ideas clave:

 

    1.      A la luz de la globalización, la empresa se enfrenta, al igual que los demás actores, a los retos globales de la humanidad y su papel es, y será, preponderante en la solución de cuestiones que afectan las condiciones de vida y, a menudo, también el sufrimiento cotidiano de ¼ de la población mundial.


   2.      En un contexto en el que se entremezclan crisis de diversa índole (financiera, energética, alimentaria y medio ambiental) con las aspiraciones cada vez más ambiciosas del sector privado en el campo de la responsabilidad social empresarial (RSE), la contribución de la empresa a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) debería encarnar no sólo la consolidación de la RSE sino sobre todo su universalización. El compromiso con los ODM, no es solamente plenamente coherente con las políticas de RSE, sino que es uno de sus pilares básicos en los países en desarrollo. La empresa socialmente responsable es aquella que afronta su contribución a la lucha contra la pobreza no sólo con visión estratégica, sino aprendiendo a gestionar de qué manera su papel puede influir de manera positiva y decisiva en las tendencias que afectan al conjunto de la humanidad superando su percepción del riesgo y poniendo en práctica una nueva creatividad empresarial. El compromiso con los ODM es un factor más de la puesta práctica de su política de RSE en los países empobrecidos pero, para comprometerse, la empresa debe aprender también a mitigar y gestionar su percepción del riesgo en este tipo de contextos.


   3.      En un contexto como el actual de recesión y crisis económica, las empresas reorganizan sus actividades buscando nuevos mercados y oportunidades de negocio. En este nuevo marco de trabajo en el que la empresa debe descubrir, compartir sinergias y aunar esfuerzos para generar también nuevas maneras de relacionarse con las sociedades excluidas y así revertir, multiplicar y transformar su inversión económica de manera que dé como resultado nuevas formas de crecimiento para estas poblaciones a la vez que responde a la generación de beneficios. Los ODM deben ser una plataforma para el crecimiento empresarial así como para el desarrollo sostenible del planeta. Para ello, es necesario crear una nueva cultura organizativa que conlleva construir nuevas maneras de relacionarse con la sociedad (y el mercado) y con los actores dentro de ella. El conocimiento del otro, la empatía, la imaginación y la calidad profesional son elementos que configuran esta nueva manera de relacionarse.


   4.      El libro pretende no sólo acercar los ODM al sector privado (en el sentido de aumentar su comprensión y su compromiso respecto a ellos) sino sobretodo dar visibilidad a las oportunidades que se generan a partir de una nueva creatividad empresarial que dirige una nueva mirada hacia las personas y grupos sociales más vulnerables del planeta.


   5.      A grandes rasgos, el sector privado puede contribuir a los ODM a través de diferentes tipos de acciones que pueden darse alternativamente o complementariamente en el seno de una misma empresa. Una de las principales vías ha sido ciertamente la de la acción social1 o la filantropía. Sin embargo, el sector privado ha empezado recientemente a tomar posiciones más innovadoras y creativas basadas en la incorporación de los ODM a la periferia o, incluso, al núcleo de su estrategia empresarial, integrándolos de manera más clara y precisa en el conjunto de políticas y objetivos empresariales relativos a la presencia exterior de la empresa.


   6.      El sector privado puede obstaculizar los ODM, a nivel local o global, cuando en el desarrollo de sus actividades entorpece u impide seriamente el avance en algunas de estas metas. Una gestión medio ambiental ineficaz, la no aplicación de las normas internacionales del trabajo en la empresa madre o en la cadena de suministro así como la promoción de reglas comerciales y financieras perjudiciales para las poblaciones más pobres son, por ejemplo, cuestiones que se hallan en la esfera de influencia directa de la empresa y que son, a la vez, de especial relevancia para la consecución de los ODM.


   7.      Los Objetivos 1, 3, 7 y 8 tienen implicaciones directas para el sector privado ya que tratan de cuestiones nucleares vinculadas a las condiciones laborales, los mercados, las cadenas de subcontratación o el medio ambiente. En todo caso, el desestimar, promover o priorizar uno o más Objetivos dependerá a grandes rasgos: del contexto local, del sector y tipo de empresa, de qué combinaciones y colaboraciones se establezcan con los otros stakeholders (públicos, privados o del tercer sector)2 y de la capacidad de compromiso e innovación en la misión, productos, procesos y relaciones.


   8.      Algunos sectores empresariales son interpelados de manera más clara por los ODM. La priorización de los ODM en la estrategia empresarial dependerá también de la capacidad, tanto a nivel personal como de la organización, para establecer colaboraciones con otros actores y sobre todo de la voluntad de compromiso e innovación en los productos, procesos y relaciones. Esto último será entendido como la capacidad para crear nuevos compromisos de la empresa con las sociedades en desarrollo en las que opera así como nuevas oportunidades de negocio basadas en el diálogo inclusivo con los distintos stakeholders. Por último, el contexto local será el que marcará de manera decisiva tanto las barreras a superar como la manera de orientar, articular y dar contenido a las relaciones que deberemos establecer para desarrollar negocios que generen valor en los tres niveles: económico, social y medio ambiental.


   9.     Finalmente, cabe señalar que algunos sectores empresariales (como el sector vinculado a la gestión del agua, del sistema financiero, de las TIC o de las energías renovables) y determinados factores adicionales como la transferencia de tecnología, la capacitación (interna y externa) y las alianzas tienen un efecto multiplicador para la consecución del conjunto de los ODM e influyen de manera transversal en la mayoría de ellos poniendo de relieve su interdependencia. Aquellos planes de negocio que incorporen alguno o varios de estos elementos de forma combinada, producirán un avance no sólo con respecto a varios Objetivos sino que pueden influir positivamente en las condiciones necesarias para el avance de otros.


  10.     Los ODM constituyen en definitiva una oportunidad para la innovación y la creatividad empresarial. En efecto: el compromiso de las empresas con los ODM debe ir más allá de su política de acción social para modificar las formas (el "cómo") y las razones (el "por qué") de ‘hacer negocio’. Este nuevo modelo empresarial, que incorpora los ODM en su estrategia de negocio, invierte en el capital humano y en el crecimiento económico, sostenido y sostenible, situando en el centro de su estrategia empresarial a las personas y al desarrollo de sus ‘capacidades’. Consiste en aprender a gestionar de manera ‘inclusiva’ a escala mundial, haciendo que la empresa sea ‘permeable’ respecto a las necesidades básicas3 de colectivos excluidos social y económicamente creando valor añadido en lo económico, social y medio ambiental. El objetivo último es el cobeneficio a escala local y global.

 

 

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies