Nuevamente estamos en Navidad, y ya no recibimos las postales en papel (o no tantas) pero sí por e-mail. Y nuevamente la mayoría nos desean "felices fiestas", que años atrás empezó a ser considerado como más "políticamente correcto" que "feliz navidad".

 

Hoy recibí por e-mail la que adjunto como imagen en este posteo con un "feliz navidad y próspero año nuevo" en el asunto, clásico deseo pero no por ello menos valioso, más ahora que ya casi es de "museo". ¡Gracias Marco! Y lo mejor de todo es que Marco no es de Latinoamérica, menos olvidadiza que España de los orígenes de la Navidad.

 

Y es que con las luces de navidad (en minúscula), el consumismo, los árboles navideños y las felices "fiestas", parece que quienes vemos en la Navidad (en mayúscula) la Natividad y no tanto lo otro, tenemos que pedir perdón.

 

Es buena la empatía hacia otros colectivos pero... ¿Quién la debe practicar? ¿Sólo quienes somos creyentes cristianos? ¿No sería más razonable que fuera al revés? ¿Que fueran quienes no creen que recordaran que es gracias a la Natividad que tienen "fiesta" y simplemente aceptar con naturalidad el "Feliz Navidad" de toda la vida? Personalmente vería como ejercicio de empatía y respeto esta última, la primera la veo más como una "innecesaria cortesía". Lo "políticamente correcto" no es siempre lo "socialmente responsable".

 

¡Feliz Navidad a todo el mundo!

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top