De camino a Salamanca, para moderar una mesa sobre RSE y la sostenibilidad, me ha venido la inspiración escuchando al maravilloso Serrat Sinfónico con su exquisita y melancólica Mediterraneo, y he pensado voy a animarme y darle una alegría a mi amigo Jordi, que desde que salió a la luz Diario Responsable, me dice “Rose, hazme postezito¡” Pues aquí vamos a reflexionar en voz baja o alta, a gusto del lector… Isabel Roser Hernández

 

Tengo una duda o bueno me gustaría que fuera una impresión que el tiempo pudiera confirmar:

 

"las empresas que apostaron por la RSE han sabido torear mejor la crisis, y sobre todo las PYME que así lo hicieron"

 

   Me encantaría leer este titular, por ejemplo: en el informe de RSE 2009 de la Fundación Alternativas¡

 

Quiero decir, que tengo ese presentimiento que las empresas grandes y pequeñas que se planteen su supervivencia desde una perspectiva "largo-placista", hayan integrado en sus decisiones los aspectos sociales y medioambientales como variables cotidianas, que además tengan por norma mantener un diálogo participativo con los grupos de interés más influyentes/ influidos por las mismas, mantendrán una trayectoria de resultados menos "en dientes de sierra" porque incorporan todo un abanico de vicisitudes, criterios y opiniones que hace tomarlas con un escenario de conocimiento menos arriesgado y cardiaco, y que por tanto esta crisis la podrán afrontar con menos sufrimientos.

 

    ¿Es así? Pues la verdad, no lo podemos saber por ahora (o si? ¡Hago un llamamiento mundial a quien lo esté estudiando!), pero sí creo que podría ser una materia bastante bonita de estudio, y que nos reforzaría mucho a los "integristas" de esta bella idea y mejor materialización para la sociedad global y local.

 

   Por tanto animo a todos aquellos "estudiosos" de la cuestión que no duden en hacer investigaciones temporales de "performance" de empresas que tengan una verdadera RSE durante este periodo tan gris y penoso para muchos ciudadanos que se han visto atropellados por la irRESponsabilidad de otros.

 

   También servirá para demostrar la metáfora que decía el otro día mi querida amiga Esther Trujillo (Sol Meliá): con la marea alta todos nadábamos y hacíamos piruetas de surf… pero ahora con la marea baja, podremos ver quien se puso el bañador desde el principio… y yo añadiría hasta la protección solar y el neopreno!

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top