En la gerencia moderna, la Responsabilidad Social Corporativa – RSC- se presenta como una fuente de ventaja competitiva. Cada vez es más frecuente encontrar casos empresariales que ratifican esta promesa. No obstante, existen aún muchas empresas que aplican sus preceptos sin los mismos resultados. Esto plantea la hipótesis de que la RSC no está siendo entendida e implementada de debida forma por algunos empresarios. El presente artículo pretende clarificar el concepto y precisar sus alcances, haciendo especial énfasis en su ámbito de aplicación, que garantice que la RSC cumpla su papel como fuente de creación de valor para la empresa como para sus grupos de interés, en una relación de beneficios mutuos.
La RSC es un tema que se viene introduciendo en el mundo empresarial hace menos de dos décadas. Tiempo en el que se ha venido madurando el concepto y sus alcances, hasta llegar a convertirse en una determinante fuente de ventaja competitiva para el éxito y sostenibilidad del negocio. No existe un concepto unificado de la RSC. Para la Unión Europea, es entendida como la "Integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con sus interlocutores"; para la Red Forum Empresa como la "Visión de negocios que integra el respeto por los valores éticos, las personas, la comunidad y el medio ambiente"; para el Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial – CCRE, como una "Forma de gestionar una organización mediante la interacción y relación armónica con sus diferentes grupos de interés, dando respuesta a sus expectativas financieras, sociales y ambientales de manera que se contribuya al desarrollo sostenible y a la creación de valor en todo el sistema". Lo que si existe es un consenso en sus elementos sustanciales. Pese a ello, su comprensión suele ser errónea, limitada y/ o instrumental. Es errónea al ser asumida como filantropía. Esto parte de un enfoque purista de la acción empresarial, en donde la empresa está obligada moralmente a devolver a la sociedad parte de los recursos que de ésta recibe, a través de acciones benéficas. Es limitada cuando asumen a la RSC exclusivamente como una estrategia de marketing social. El marketing social representa un gran avance desde la RSC y una parte del concepto, que busca la satisfacción de necesidades de los consumidores. Para ser RSC la estrategia misma debe alinear estos intereses con todas las partes afectadas por la medida. Puede pasar, que los interés de los consumidores puedan no contribuir a los de las sociedades a largo plazo. Y es instrumental, si la RSC es asumida como "relaciones políticas" de la empresa para con sus grupos de interés. La RSC se percibe entonces como un medio para alcanzar resultados económicos y no como un medio para alcanzar intereses más amplios, fundamento ético de la visión antropológica de la empresa. Para aclarar el concepto, la RSC es una estrategia empresarial que respeta los derechos reconocidos por los mercados en los que opera y los valores de la sociedad con la que interactúa, alineando los intereses empresariales a los de sus grupos de interés en una relación de beneficios mutuos. En Colombia, un ejemplo exitoso en RSC es la empresa petrolera Hocol. El factor diferenciador con otras empresas de su sector es la construcción de relaciones de largo plazo con las comunidades en las que opera, a través del desarrollo de sus capacidades de liderazgo. Esto, permite legitimarse ante las comunidades y blindarse ante posibles ataques a sus infraestructuras, amenaza con la que constantemente conviven empresas del mismo sector en Colombia. De 753 ataques a la infraestructura petrolera en el 2003, ninguno de ellos afecto a Holcol. Esta buena vecindad con su entorno, su principal ventaja competitiva, le ha permitido a la petrolera operar en cualquier parte del país, a diferencia de sus competidores, y ha sido determinante para que sus dueños internacionales hayan cerrado algunas de sus operaciones en el extranjero para concentrarse en sus inversiones en Hocol- Colombia, y expandir sus operaciones a otros países de la región andina. Otro ejemplo, de destacar es Crepes and Waffles, una cadena de restaurantes colombiana con operaciones en distintas partes del mundo. El factor diferenciador es su buen servicio. Esto se logra con personal altamente comprometido con la organización. La empresa más allá de un salario y condiciones de trabajo dignas se ocupa de atender otras necesidades de sus empleados que van más allá de los que exige la lay: apoyo extra para salud, un ambicioso programa de viviendas, hasta un novedoso programa para que las empleadas, casi 100% mujeres cabeza de familia, adquirieran lavadoras eléctricas que les permitiera aliviar sus cargas, descansar y prestar un mejor servicio a los clientes. Un ejemplo del orden internacional. Kurzemes Piens, empresa de productos lácteos de Letonia. Realizo inversiones para evitar las fugas de su sistema de refrigeración, que han conseguido evitar 12 toneladas/año de emisiones de amoníaco, lo que ha mejorado la salud y seguridad de los trabajadores, al mismo tiempo que ha supuesto un ahorro de $9.300 al año. Estas inversiones resultaron rentables en poco más de cuatro meses.El factor de éxito común para que estas empresas y otras muchas ahorren costes, aumenten ingresos, reduzcan riesgos, ganen en buena reputación, generen capital y se les facilite el acceso al capital a través de la RSC, es la articulación del concepto a la estrategia misma del negocio. La RSC en la cadena de valor. La autora del libro "Ética de la empresa", Adela Cortina, señala que los valores de la empresa deben ser incorporados en su quehacer cotidiano, atendiendo a la especificidad de su actividad, para quedar legitimada antes sus grupos de interés. Michael Porter, en su libro, "Strategy &Society. The Link Between Competitive Advantage and Corporate Social Responsibility", publicado en diciembre de 2007, se pone al día con las nuevas tendencias de la gerencia moderna y renueva el enfoque de su doctrina de Gerencia Estratégica, articulando la RSC en la estrategia empresarial. De esta manera, hace que la RSC ayude a mitigar o anticipar los efectos negativos de la actividad del negocio y conseguir crear una posición única que genere simbiosis entre su actividad y la sociedad, en últimas la ventaja competitiva.

Como conclusión, podríamos decir que la RSC será fuente de creación de valor en la medida que haga parte de la estrategia empresarial.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top