Las desaladoras o desalinizadoras son la solución a la desertización en España. El cambio climático nos está influyendo y cada año llueve menos, y estamos por debajo de los 45º de latitud que es a partir de donde se supone que aumentarán las precipitaciones en un futuro.

Ha sido polémica la desaparición del Plan Hidrológico Nacional, que se basaba en realizar trasvases desde la cuenca del Ebro y sus afluentes, en la consideración de que son cuencas excedentarias que podían ceder parte del cauce a otras deficitarias mediante trasvases. Era la postura por la que optaba el PP, por eso tiene bastantes seguidores, aunque hay muchos sectores regionales y organizaciones que no la ven viable. Y en algunos casos, lamentablemente, empujados por intereses autonómicos, que creo que no es lo más conveniente.

Necesitamos agua todos. Aunque en este momento la situación de Barcelona esté en el candelero de las noticias, pero es algo puramente coyuntural.

Primero hay que tener en cuenta la situación española. En la actualidad y en comparación con los países europeos tenemos una de las tasas más bajas de precipitaciones, y unas reservas hídricas que son de unos 400 m3 de agua anuales menos por habitante. Además el cambio climático ya se hace notar, en muchas zonas de la península este año se ha producido la mayor sequía desde hace muchas décadas. España se está desertizando y se precisan medidas drásticas y duraderas.Los trasvases desde el Ebro, como todos los trasvases, provocan una alteración del medio ambiente. Pero en el caso de este río son más notables. El cauce ha bajado a lo largo de los años por la construcción de embalses, y bajaría mucho más si se lleva a cabo lo previsto en el Plan Hidrológico, pues tendría que trasvasar agua a todo el este y sur de España, tanto para el consumo humano como para regadío, y, como decía antes, surtir también a Barcelona, porque el Llobregat y el Besós están secos o la calidad es tan mala que son inservibles. Esto conllevaría una disminución del cauce muy considerable, de forma que las consecuencias en el delta serían lamentables. Al reducirse el flujo de agua dulce que desemboca en el mar, penetraría una cantidad de agua salada superior a la actual, de manera que buena parte del ecosistema del delta se vería muy afectado. Hay distintas organizaciones ecologistas que han protestado y han creado grupos en Internet oponiéndose a esta medida.El planteamiento que hace el Partido Socialista se basa en las desalinizadoras. Que tienen sus problemas, pero vamos a ver qué son y como se pueden solucionar.Está claro que lo que tenemos en abundancia es agua de mar, y a esto no le influye el cambio climático, en todo caso al contrario. Por lo que en principio parece la medida más acertada si se hace bien.Los detractores decían que eran contaminantes, y en principio no lo son. Las primeras sí porque producían CO2 que iba a la atmósfera, pero por el sistema de eliminar la sal mediante "ósmosis inversa", que es la que ahora se utiliza en todo el mundo, eso se soluciona pues funcionan con energía eléctrica. Claro, tenemos dos problemas, la generación de electricidad sí es contaminante y además en España somos deficitarios. Pero esto es relativamente fácil de solucionar. El PSOE opta por potenciar las energías renovables. Una podría ser la eólica, con la que se están haciendo estudios en EEUU para utilizarlas en la desalinización, pero tiene un inconveniente grave, y es que el flujo de corriente no es constante, depende de los vientos, mientras que para el proceso se necesita una cantidad constante e ininterrumpida de electricidad. Aunque consigan soluciones hay otro sistema mejor, que son las placas solares. Con la ventaja de que cuando más consumo de agua se necesita es en el verano, por el calor y por el turismo, y es obvio que es en esta época cuando se puede conseguir más rendimiento solar. Así pues, la instalación de placas solares junto con la desalinizadora a simple vista soluciona el problema de energía. También hay un sistema alternativo que creo que aún está poco probado, y es que las propias plantas son capaces de generar electricidad, por lo que denominan "intercambiador de presión", abaratando los costes por debajo de cualquier alternativa.Pero no todo es tan bonito, existen problemas serios, y el principal es la salmuera, es decir, el agua con un alto grado de sal que hay que eliminar tras el proceso de obtención del agua dulce. Esta sí es contaminante en el sentido de que puede afectar a la biodiversidad marina, ya que la solución para deshacerse de ella es devolverla al mar, y hay especies que son especialmente sensibles a una salinidad tan alta. En España está pasando en las Canarias. Pero es simplemente por una mala planificación. No se puede expulsar la salmuera casi en la costa, como allí ocurre, hay que estudiar la ubicación y dirigir tuberías hacia fondos marinos en las que no supongan peligro, y a ser posible donde existan corrientes, de tal forma que la salina y algunos minerales que la acompañan se disuelvan en el agua marina de la forma más rápida y sin dejar secuelas. Por no tomar estas precauciones hay zonas, por ejemplo en el Mar Rojo, en que se han producido deterioros.La ósmosis inversa se utiliza en este caso para eliminar la sal, pero también podría usarse para cualquier contaminante del agua. El sistema es teóricamente simple. El agua que procede del mar se hace pasar con una alta presión a través de unas membranas semipermeables que impiden el paso de la sal, pero sí el agua pura. Con todo hay que someterla a algún proceso químico, dependiendo de la calidad del agua desalinizada, pero según aseguran, es bastante más potable que la que se recoge de los ríos.Así ya tendríamos agua perfectamente saluble para el consumo humano. Al parecer, alguno de los componentes que añaden al agua podría ser dañino para los cítricos, pero entiendo que solamente será cuestión de tratarla para este caso concreto.

Solo falta crear redes para hacerla llegar donde se precise, de forma parecida a un trasvase, pero según los expertos el desplazamiento de tierras para conducir el agua es sensiblemente menor, y consume menos energía que la que precisa el trasvase.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top