Publicado el
Hace un par de días, leí un artículo de opinión publicado en otra publicación online (una publicación de negocios catalana) en la que el opinador explicaba por qué, a su parecer, los coches eléctricos no despegan en España. Tras leerlo atentamente, creo que es necesario destacar algunos aspectos del texto con los que no estoy de acuerdo.Por poner en contexto la situación: el articulista empieza afirmando que la actual ola de calor no se debe al calentamiento global (que no niega: solamente niega que la ola de calor haya sido provocada por éste), sino a otros factores (que desconoce, aunque apunta a la erupción del volcán Tonga o a El Niño, un fenómeno natural de acumulación de aguas cálidas en el Pacífico ecuatorial).
 Las virtudes de electrificar tu vehículo

Posteriormente, lamenta que las ventas de coches eléctricos en España no están al nivel de las ventas en otros países europeos y culpa la distribución de las subvenciones (distinta en cada país) como principal responsable del problema.

No soy un gran amigo de las subvenciones. Es más: creo que deberían eliminarse, al menos, para la compra de vehículos eléctricos. Teniendo en cuenta que “es lo que tenemos”, sí coincido con el articulista en que la forma de repartirlas en España es peor que en otros países europeos. Pero, si tratamos de ir al fondo de la cuestión: ¿harán las subvenciones que cambies tu vehículo de combustión por uno eléctrico? Es probable que tengas dudas a la hora de comprarte un vehículo eléctrico, y la subvención no apaciguará esas dudas. Deberíamos encontrar mecanismos que hagan que la gente entienda mejor por qué el cambio es positivo para ellos, y ese es el problema real de la solución actual.

En ese sentido, hay que poner en valor y promover el mensaje de expertos como Lars Hoffmann (@TodosElectricos en X) o Luis Valdés (@ValdesL2 en X), que informan sobre la realidad de los vehículos eléctricos, compartiendo, también, opiniones reales de usuarios que ya han hecho el cambio (y, sorpresa: están satisfechos). Veo, por el contrario, mucha desinformación en las redes sociales sobre el vehículo eléctrico. Un ejemplo que la mayoría os habréis encontrado en múltiples ocasiones: explosiones de vehículos grabadas en vídeo y publicadas en las redes sociales, en las que el autor explica que el vehículo es eléctrico. La realidad acaba siendo, sin embargo, que el vehículo es de combustión. Otro ejemplo más personal: tengo un amigo que me va pasando todos los vídeos que encuentra en contra del vehículo eléctrico. Aunque sé que lo hace para fastidiarme, me sorprende a diario con la cantidad de intoxicación que se publica en redes. Hay que cambiar esa dinámica e inundar las redes de información y datos reales.

Y por cerrar el caso: la propia Organización Meteorológica Mundial ya ha indicado que hay dos responsables de las olas de calor actuales: por un lado, como se apunta en el artículo al que me llevo refiriendo desde el principio, un fenómeno natural como El Niño; por el otro, el calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero emitidos a causa de la actividad humana. Es muy irresponsable quitar el foco del problema principal (que somos nosotros): provoca que la gente lo sienta como un problema menor. Ya vamos con mucho retraso como para desviar la atención.

Ya lo veréis: se sigue hablando del límite de 1.5º, pero, en breves, empezaremos a hablar de los 2º. Quitar la presión hará que, en un tiempo, el límite aumente a 3º. Trabajemos en la misma dirección, la de dejar un mundo mejor. Podemos empezar explicando las virtudes de la electrificación de tu vehículo… Que me dejo para mi siguiente tribuna.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies