Publicado el
Letras del Tesoro al 3%, Obligaciones del Estado al 4%, depósitos a plazo fijo a un 2% o un 3%, acciones de empresas cotizadas para las que no conoces la rentabilidad y, como aliño, inflación del 5,7% durante 2022 en España. ¿En qué vas a invertir? Es una buena pregunta, para la que no hay una respuesta fácil. Sin embargo, creo que una pregunta más adecuada sería: ¿tienes las herramientas adecuadas para decidir? Es importante aprender a calcular la rentabilidad de las inversiones que realizamos para que no nos engañen.
Estás invirtiendo, pero ¿realmente ganas dinero?

Si te fías de lo que dice la entidad financiera, probablemente perderás dinero en comparación con tus expectativas, ya que suelen presentar (en el caso de los depósitos a plazo fijo) la TAE en vez de la TIN, que infla la rentabilidad en nuestra cabeza; además; no nos recuerdan que sobre ese rendimiento que obtenemos debemos pagar impuestos. Igualmente, y quizás como argumento aún más importante, si no conoces la rentabilidad real de un producto, tampoco puedes analizar adecuadamente el riesgo que presenta esa inversión, y terminarás asumiendo riesgos más elevados de los que realmente te gustaría.

La clave para calcular adecuadamente la rentabilidad de una operación es entender los flujos de caja generados por esa inversión. Esto significa que deberías saber, antes de comprometerte a invertir una suma de dinero en un producto financiero, cuáles son los flujos de caja brutos esperados de la inversión. Digo “esperados” porque, en este caso, estamos calculando la rentabilidad sin tener en cuenta el riesgo: podrías no cobrar esos flujos de caja esperados si el proyecto al que apoya la inversión no se desarrolla con éxito. Igualmente, digo “brutos” porque deberías separar la inversión en si de su componente fiscal, que también debes conocer para no llevarte sorpresas desagradables.

Una vez tengas conocimiento de todos los flujos de caja, deberías utilizar una hoja de cálculo que te permita calcular la rentabilidad de forma automática. La fórmula TIR.NO.PER es muy buena para realizar ese cálculo; particularmente, si los flujos de caja que recibes tienen una periodicidad que no sea anual. Finalmente, a nivel fiscal, deberías conocer tus obligaciones para entender el rendimiento neto de tu inversión. Para los residentes en España, la tributación es del 19% del rendimiento hasta 6.000 euros de beneficio, aunque el porcentaje va aumentando si tienes la suerte de generar aún más ingresos por tus inversiones.

Os presento dos ejemplos a continuación. Imaginemos un depósito a plazo fijo a 12 meses al 3% TAE, pero 2,9% TIN, donde inviertes 1.000 euros. Sabes que el primer día depositarás 1.000 euros. A los 12 meses, te devolverán 1.029 euros (calculado con el TIN), minorado por la retención fiscal del 19%, por lo que te quedarán 1.023,49 euros. Ahí es donde se ve la importancia de conocer los flujos de caja de la operación, ya que el rendimiento neto final de la inversión es del 2,35%, bastante menor al 3% prometido por la entidad financiera inicialmente.

El otro ejemplo es con una inversión a través de Ener2Crowd, en un proyecto de energía renovable. Un proyecto típico puede ofrecer un 7% de rendimiento anual base a 12 meses. Si inviertes 1.000 euros, puedes ver incrementado tu rendimiento en base a ciertas condiciones (por ejemplo, si inviertes durante los primeros días de la campaña de financiación – en este caso, obtendrías un 0,5% adicional). Como plataforma, cobramos un 3% como gastos de gestión de la operación. Por ello, a los 12 meses de invertir 1.000 euros, obtendrás 1.072,75 euros brutos o 1.058,50 euros netos, equivalente a un rendimiento del 5,85% neto.

Finalmente, quiero añadir un último apunte. A todas estas, la inflación, durante los últimos tiempos, se ha disparado. Si la inflación es del 5% y estás obteniendo un rendimiento menor… ¿Realmente estás ganando dinero? Efectivamente, no lo estás ganando, pero, en las circunstancias actuales, quizás es mejor “perder poco” que “perder mucho”. En cualquier caso, es importante conocer las alternativas de inversión, analizar sus riesgos y, por supuesto, entender si la rentabilidad obtenida es la que realmente esperabas.

En este artículo se habla de:
OpinióninversionesEconomíaplazo fijo

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies