Publicado el

Un 45,2% de la juventud española considera que las Conference of the Parties, más conocido como las COP no valen para nada, ya que todo queda siempre en papel mojado según la encuesta El Futuro Es Clima.

Esta cifra da que pensar porque las COP son (y seguramente seguirán siendo) de los pocos organismos de gobernanza a nivel global que nos pueden ayudar a luchar contra la crisis climática. Al fin y al cabo, si existe el Acuerdo de París es gracias a la COP21. Pensemos que hay pocos foros (si existe algún otro) en el que actores privados, públicos y sociedad civil se puedan reunir para demandar más acción climática. Es por esto que antes de criticar el papel de las COP creo que es necesario dar un paso atrás y reconocer el camino ya recorrido.

Dicho esto, no tenemos ni debemos conformarnos. La emergencia climática aprieta ¿o es que nos hemos olvidado de lo que significa la palabra emergencia?. Así que si de verdad queremos frenar el desastre (porque evitarlo lo veo complicado), las COP requieren reformas estructurales urgentes. En particular, se me vienen tres reformas inminentes a la mente:

  • En primer lugar, necesitamos mayor y mejor participación de la sociedad civil en las COP. No podemos permitirnos que la sociedad civil sea un mero espectador sin capacidad de acción ni decisión. Si no nos van a dejar participar de forma efectiva, ¿para qué nos invitan?. Esta reclamación cobra aún más sentido cuando pensamos en una juventud que, no olvidemos, sufrirá las consecuencias de lo decidido en este gran foro.
  • Por otro lado, necesitamos contar con una regulación de la actuación del sector privado en la COP. ¿En qué momento hemos permitido que Coca-Cola esponsorice esta convención? A pesar de que hay vertientes de la sociedad civil joven que eliminarían directamente la participación del sector privado, no considero que esta sea la forma de actuar. Es importante saber donde están los límites, pero no podemos bloquear la entrada a uno de los actores más relevantes contra la lucha climática : los gobiernos pondrán las normas, pero es el sector privado quien las aplica. Todos debemos participar, pero de forma ordenada y transparente.
  • Por último, necesitamos una estrategia efectiva de comunicación de la emergencia climática. En otras palabras, si de verdad hablamos de una emergencia… ¿Por qué no lo comunicamos como tal?. Está claro que sabemos cómo hacerlo ya que durante la pandemia de la COVID-19 lo hicimos de forma efectiva y sin reparos. Pero parece que cuando se trata de emergencia climática y no pandémica (aunque están bastante relacionadas) nos seguimos permitiendo el beneficio de la duda para aquellos que creen que esto es un invento de las élites para conseguir un par de millones con las renovables.

Pero estas demandas no son las únicas que, en mi opinión, deberíamos realizar a nuestros políticos y representantes. De hecho, me parece que son peticiones de tal nivel de sentido común que deberían salir de forma natural a cualquier mandatario que vaya a la COP y que se considere defensor de la causa climática. Pero eso ya sería pedir mucho.

Más allá de estas reformas estructurales que me parecen críticas para conseguir cualquier otra meta más concreta, no podemos olvidarnos de la necesidad de exigir a los gobernantes que cumplan con su palabra e implementen las medidas que ya acordaron para acelerar la transición energética. No tenemos que inventar la rueda, ya sabemos como hacerlo, solo tenemos que ponernos a ello. Electrificación a través de energías renovables, inversión en almacenamiento de estas y penalización a los combustibles fósiles. Ese mundo…

Estas y muchas otras propuestas de acción han sido reflejadas en el informe de la primera Local Conference of the Youth para la juventud española, un documento que aúna los esfuerzos de diferentes organizaciones de la sociedad civil lideradas por Talento para la Sosteniblidad,  En definitiva, si queremos dejar de hipotecar el futuro de nuestra juventud (que es el presente de todos) necesitamos implementar medidas que no son nuevas, pero si valientes. No es tan difícil de entender. Ahora o nunca. ¿Qué hacemos?

 

En este artículo se habla de:
OpiniónCOP27

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies