Publicado el
¿Crees que nos podría ayudar encender una vela para que los políticos recapaciten? 

Los ciudadanos concienciados, cada vez más, estamos muy expectantes ante la COP27: ¿se conseguirá en esta ocasión algún avance relevante, o nos quedaremos con el mal sabor de boca que nos proporcionó la COP26??

En aquella ocasión de acordó la reducción de emisiones y el uso del carbón, así como la colaboración USA – China para abordar el cambio climático.

Pues bien, en estos momentos sabemos que

  • las emisiones en 2030 serán mayores que en 2010,
  • Greenpeace anuncia hace tiempo que reducir las emisiones un 30% para 2030 será imposible si mantenemos el negocio de la ganadería industrial, cuyas emisiones de metano tienen un poder de calentamiento 28 veces superior al CO2;
  • China prioriza el crecimiento económico por encima de la protección a la naturaleza;
  • Las relaciones actuales entre China y Estados Unidos no se centran precisamente en colaborar;
  • Europa, que en principio debería de ser de importancia primordial en el contexto mundial, está comenzando a “desindustrializarse”, lo que muy probablemente conllevará un mayor uso de combustibles fósiles para intentar dinamizar su industria;
  • Todas las tecnologías modernas - a las que se están dedicando numerosos esfuerzos - dependen del suministro de combustibles fósiles;
  • Muchos de los procesos de implantación de energías “limpias” / “verdes” esconden un oscuro trasfondo de deforestación tropical;
  • En Europa se persigue y encarcela a los científicos que alertan de los peligros inminentes que se ciernen sobre nuestra civilización.

Y tenemos muchos más datos que sería prolijo enumerar, pero que vienen a corroborar que no solo no hemos avanzado respecto a la cumbre anterior, sino que vamos a peor.  Además, la situación bélica que se vive en Europa no parece que vaya a ayudar a mejorar las cosas…

En este contexto, ¿qué podemos esperar de la COP27? Los medios predicen que darán los pasos necesarios para implementar políticas realmente efectivas en pro de la reducción de emisiones y para frenar ese horrendo negocio de matar millones de árboles con el fin de mantener el modus vivendi de los países enriquecidos.

Dudo mucho que se consiga, y a fe que me gustaría equivocarme.  Creo que todos estos planteamientos son bienintencionados y a la vez desenfocados:  nuestra sociedad, anclada en el antropocentrismo, hace tiempo que ha crecido por encima de las posibilidades que ofrece el planeta. No nos salvará la energía limpia ni la disminución de consumo de energías fósiles.  Que yo sepa, nunca ha funcionado la solución “más de lo mismo”, que es lo que estamos haciendo: dar vueltas y vueltas para encontrar la varita mágica que nos permita seguir viviendo como hemos vivido en este siglo, de una forma derrochona, egoísta, cortoplacista y tremendamente injusta.

Así pues, parece lógico pensar que la única solución que nos queda es el decrecimiento: menos bienes materiales, menos explotación de la tierra, menos desequilibrios sociales, menos nacimientos, menos viajes, menos… de todo.  No se trata de volver al Pleistoceno, sino de plantearnos muy seriamente qué cosas son realmente necesarias para nuestra supervivencia en la tierra.  Y para ello nada mejor que aprender de la naturaleza:  como decía Henry David Thoreau, en la naturaleza está la preservación del mundo.

Entonces, ¿Qué deberíamos exigir a los responsables políticos?

Deberíamos exigirles tantas cosas que la lista sería como mínimo farragosa.  Así que creo que podríamos pedir tres cosas que, unidas, podrían ayudar enormemente a salir de este pozo en el que nos encontramos:

  1. Que se dejen asesorar por científicos reconocidos;
  2. Que actualicen urgentemente sus conocimientos sobre ética, y a ser posible incluyendo el “nuevo” aspecto de ética de la tierra.
  3. Que actúen en consecuencia.

Visto el caso que se hace de los planteamientos científicos, ¿crees que nos podría ayudar encender una vela para que los políticos recapaciten?  Claro que también supondría derrochar materia prima y contaminar el aire… 

En este artículo se habla de:
OpiniónCOP27

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies