El valor de educar para las y los mexicanos

Hoy en día, vivimos en un mundo en constante cambio. Vemos avances en la ciencia, tecnología, e incluso en la educación; esto a pesar de los retos que México ha afrontado y que afectan a la población más vulnerable pero con mayor potencial: las y los estudiantes.

Siguiendo esta línea, cabe destacar que según datos de las Naciones Unidas (ONU), durante la última década se lograron progresos significativos para ampliar el acceso a la educación e incrementar las tasas de matriculación en las escuelas de todos los niveles, sobre todo para las niñas. No obstante, hace cuatro años, más de 200 millones de niños y niñas se encontraban fuera de las aulas.

Debido a la crisis sanitaria derivada de COVID-19 que inició en 2020, fue necesario cerrar escuelas e instituciones educativas, esto afectó —de acuerdo con datos del INEGI— a más de 5 millones de estudiantes que se vieron obligados a abandonar las aulas. Debido a ello, comparte UNICEF que, 5.2 millones de jóvenes que cursaban el nivel medio superior, vieron impactado negativamente su proceso educativo.

Por lo anterior, fue necesario recurrir a nuevas estrategias para que niñas, niños y jóvenes pudieran continuar sus estudios, de ahí surgió la alternativa de la educación virtual, desde nivel preescolar hasta universitario. Empero, la falta de acceso a la tecnología afectó a gran cantidad de familias, sobre todo a las más vulnerables, lo cual culminó en el abandono temporal o total de estudios.

Lo anterior provocó una baja significativa en el nivel de rendimiento y de aprendizaje, lo que se tradujo en un retroceso en términos educativos para el país. Ante ello, nos encontramos viviendo una crisis educativa, misma que afecta el futuro profesional de las generaciones perjudicadas.

Reforzando lo anterior, es importante mencionar que según los resultados recientes de la encuesta llevada a cabo por el INEGI: Medición del Impacto COVID-19 en la Educación 2020, el porcentaje de mexicanos y mexicanas de entre 16 y 18 años que no se inscribieron en el ciclo escolar 2019-2020 fue del 24.5%

Asimismo, casi un 60% de la población de 3 a 29 años de edad que no culminó el ciclo escolar, fue por cuestiones relacionadas a la pandemia, y un aproximado del 9% abandonó sus estudios por falta de recursos económicos.

En este sentido, ha sido necesario fortalecer e incrementar, desde el sector privado, la propuesta de iniciativas que busquen coadyuvar en la mitigación de la crisis educativa que el país está viviendo.

Hoy en día, son cada vez más las empresas y ONG que están interesadas en participar en iniciativas que, de una u otra forma, impacten positivamente al ámbito educativo. Los programas de becas se han convertido en un canal de gran apoyo para que las y los estudiantes mexicanos puedan continuar con sus estudios.

Ejemplo de ello es el programa El Valor de Educar, de Constellation Brands México, el cual abre oportunidades para que quienes están cursando el nivel medio superior  y superior, no frenen su educación y tengan la oportunidad de tener un mayor desarrollo profesional.

Los apoyos que otorga se concentran en cuatro componentes:

1.      Pago de cuotas escolares y monto de manutención para estudiantes de educación media superior y superior.

2.      Talleres de coaching para que los jóvenes descubran sus talentos y definan su plan de carrera e idealmente de vida.

3.      Talleres de desarrollo personal para jóvenes, padres y madres de familia y docentes.

4.      Talleres sobre habilidades para la inserción laboral en competencias socioemocionales, relacionales, prácticas profesionales y oportunidades de trabajo.

Dichas estrategias buscan un acompañamiento integral de los estudiantes que se han quedado atrás por falta de recursos económicos, desde la definición del programa académico que los acercará a la vida que sueñan, hasta una mejor inserción laboral que facilite su movilidad social.

Las iniciativas de dicha índole ayudan a garantizar la educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promueven oportunidades de aprendizaje para todos y todas. Esto contribuye a promover el desarrollo de generaciones mejor preparadas para el futuro, lo que es esencial para impulsar a México hacia una mayor competitividad y crecimiento.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top