Las mujeres ocupan un papel fundamental en la sostenibilidad

El mejor modelo de gestión se basa en la colaboración y en la confianza. Saber que puedes apoyarte en los demás y conseguir un espíritu de equipo cambia completamente la dinámica. Otro valor sería la flexibilidad, estar abierto al cambio y tener una estructura horizontal. Me gustan los ambientes dinámicos, donde se pueden generar nuevas propuestas y se fomenta la creatividad. Esto ha de acompañarse de una buena comunicación de equipo, y no pueden faltar la ética y la empatía: si vas a trabajar con alguien necesitas que esa persona te apoye y te escuche.

En mi opinión, no hay diferencias intrínsecas al género en cuanto al estilo de liderazgo, lo que lo condiciona es tu carácter, la formación que hayas tenido, los referentes de los que hayas aprendido, tu ecosistema, etc. Es cierto que las mujeres tradicionalmente han tenido más escollos y les ha resultado más difícil llegar a puestos directivos, por lo que han tenido que poner especial esfuerzo en cultivar las habilidades que requiere la dirección de empresas y equipos, que se basan en el apoyo, en incentivar el desarrollo personal y en liderar con el ejemplo.

No he tenido jefas referentes, quizá por haber trabajado en el sector tecnológico. Ser un referente no implica necesariamente tener un impacto de gran alcance; con servir de inspiración a tu entorno para mejorar en algún aspecto profesional o personal ya se puede ser un referente. Y sí he tenido muchas compañeras que para mí han sido y son referentes, y de las que aprendo cada día la importancia de la superación, de querer seguir aprendiendo, de aportar tu tiempo y conocimientos a otras personas, de crear comunidad y ayudarnos unas a otras.

Creo que se están dando pasos en el buen camino para favorecer la igualdad y crear más oportunidades que no dejen a nadie atrás, pero todavía queda mucho por hacer. Sigue habiendo brecha salarial, menos mujeres en puestos directivos, falta de representación de mujeres en sectores STEM... En mi opinión, necesitamos dos cosas: educación desde la base y dar visibilidad a mujeres referentes que ya están ahí. Y quiero resaltar la importancia del papel de la mujer en la sostenibilidad: el 42% de los responsables de esta área en las empresas del Ibex 35 son mujeres. Esto significa que las decisiones estratégicas en materia ambiental, social y de gobernanza tienen muy presentes la igualdad, el desarrollo sostenible, una inclusividad real y el compromiso para crear un impacto positivo. 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top