La gestión de proyectos en los últimos años se ha convertido en una herramienta, o más bien una disciplina, que ha pasado de ser vista de forma casi exclusiva para los grandes proyectos de obra civil o industriales a ser totalmente válida y recomendable para cualquier tipo de proyecto, ya sea profesional y personal, que queramos abordar con ciertas (o incluso, alguna vez, inciertas) garantías de éxito.¿Por qué ahora? ¿Por qué se ha vuelto ahora tan importante la (buena) gestión de proyectos?
La gestión de proyectos desde la RSC: un reto y una gran oportunidad

La cuestión acerca de porqué se ha vuelto tan importante la buena gestión de proyectos no es una pregunta fácil ni tiene una única respuesta. De forma general podemos decir que las dinámicas sociales, la tecnología, la globalización, la competitividad y los distintos enfoques de trabajo hacen que las empresas emprendan proyectos cada vez más complejos y con menores márgenes de error, por lo que la gestión del mismo a lo largo de todo su ciclo de vida, desde su concepción hasta su puesta en funcionamiento, es crítica. Como muestra de este ritmo frenético, unos datos: el teléfono tardó 75 años en alcanzar 50 millones de usuarios, la televisión 13, Internet tardó 4 años, Instagram 19 meses, Youtube 10 meses… ¿Pokemon Go? 19 días. Con estas velocidades y expectativas os hacéis una idea de la velocidad a la que nos estamos moviendo.

Si lo vemos desde un punto de vista empresarial, cambiar y evolucionar ya no es una opción para mejorar la competitividad, es una cuestión de supervivencia pura. En un estudio de McKinsey de 2017, la vida media de las empresas del S&P 500 en 1958 era de 61 años… algo más de medio siglo después, la vida media se ha reducido a menos de 18. Y la rueda no hace sino girar y girar más deprisa.

Con todo esto que os he contado, pongamos el foco ahora en la RSC. Llevo unos cuantos años dedicados a la sostenibilidad y la RSC y durante mi experiencia he afrontado proyectos de muy diversa índole, principalmente de consultoría. En estos años he aprendido y entendido que hay partes de la RSC que son fundamentales para mejorar la gestión de proyectos, porque todo proyecto gira entorno a las personas. Es obvio que el tiempo, los recursos financieros y los recursos técnicos son importantes, pero todos estos aspectos no son sino herramientas accionadas por las personas que de una forma u otra se involucran en el proyecto o se ven afectadas por el mismo.

Las empresas que sobrevivan serán aquellas capaces de cambiar, adaptarse al cambio e incluso anticiparse al mismo, y una de las mejores formas de hacerlo es a través de una cultura orientada a la gestión eficaz de proyectos… y, por supuesto, a la RSC.

Uno de los desafíos que tiene una buena RSC es el diálogo y la escucha activa con los grupos de interés, y cómo las conclusiones de este diálogo pueden verse reflejadas en nuestro proyecto, lo que se traduce automáticamente en una reducción significativa de los riesgos a lo largo del mismo, e incluso, una generación de oportunidades.

Además, la RSC cada vez se está orientando más a la “tangibilización de los intangibles” (y no, no es un trabalenguas), puesto que se están logrando traducir cuestiones sociales, ambientales y de buen gobierno en términos económicos e incluso en términos de tiempo, lo que permite crear un lenguaje común.

Dentro de este entorno complejo y cambiante si empezamos a introducir estos elementos de la RSC en la gestión y dirección de los proyectos no me cabe ninguna duda de que mejorarán ostensiblemente las opciones de éxito de los mismos.

En resumen, se trata de tener más en cuenta a las personas, a los grupos de interés, y realizar un ejercicio de empatía empresarial. En contextos de cambio constante, la incertidumbre pasa de ser una excepción a convertirse en la regla, y la RSC, junto con una buena gestión de proyectos, puede ayudar a descifrar todas las incógnitas que se nos pueden presentar por el camino. Y, vosotros, ¿estáis integrando la RSC en la gestión de vuestros proyectos?

¿Te ha gustado el artículo?

7 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top