Fundó Unoentrecienmil a raíz de la enfermedad de su hijo al que, a los tres años diagnosticaron leucemia. Lo que empezó siendo un blog se ha convertido en una fundación "casi como un acto de responsabilidad". Socio de Innuba, nos explica en esta entrevista que las aptitudes necesarias para emprender se pueden resumir en "enricrecerte, que consiste en crecer acompañado"
Neus Portas entrevista a José Carnero

La vida está llena de para qués pero no siempre queremos oirlos. Nos dejamos llevar por las prisas, nos contentamos con cubrir la cuenta para necesidades que nos hemos creado, nos empoderamos porque llenamos la agenda. Nos conformamos para no cuestionarnos. Para no preguntarnos dónde nos lleva ese día a día ni qué construimos  realmente con cada mes que empujamos.

Y de repente, la vida, que es muy testaruda, nos sacude, nos pone delante un PARA QUÉ en mayúsculas a tamaño 220, para que sea imposible no verlo.

Y es entonces cuando uno hace un zoom out para ver la vida en perspectiva, el mundo desde lo alto para, paradójicamente, fijarse en los detalles, en lo pequeño. En lo importante.  Y ahí, todo depende de qué haces con ese Para Qué. Cómo identificas el Para Quién, el Para Dónde, Para Cuándo….

Jose Carnero se topó de bruces con ese Para Qué al que había ido ignorando conscientemente, cuando su hijo Guzmán, con 3 años, tuvo el diagnóstico que ningún padre quisiera oir jamás: leucemia. Y, con una mezcla de humildad y fuerza, usó su Para Qué como bote salvavidas, primero. Y como faro para otros, después.

De todo este recorrido, de la creatividad en publicidad, del impulso emprendedor, de la inquietud como principal actitud para vencer el miedo a la hora de empezar y, por supuesto, de cómo mantener despierto y consciente el Para Qué, charlamos este rato con él, totalmente fuera de guión, como no podía ser de otra manera.  

Neus Portas  - Cuéntame qué es Unoentrecienmil y cómo surgió

José Carnero -  Unoentrecienmil surgió a raíz de la enfermedad de mi hijo; a los 3 años le diagnosticaron leucemia y, un día antes del diagnóstico, cuando ya sospechaba lo que iba a ser, empecé a buscar información que me diese esperanza, que me ayudara a enfrentarme a ello; necesitaba encontrar algo luminoso. No lo encontré, así que decidí crearlo yo; casi como una manera de no tener que dar explicaciones a mis conocidos sobre un tema tan duro, sino para empujar todos hacia arriba. Así que empecé una bitácora para rescatar algo positivo del día a día.

Y ese blog, poco a poco, fue creciendo, creando comunidad con gente que se sumaba, incluso gente a la que no le pasaba nada pero que se alegraba de estar haciendo mejor su día a día.

Cuando al cabo de dos años mi hijo terminó el tratamiento, sentí que no podía dejarlo ahí, que el blog

 ya no tenía sentido, pero que había que darle otra forma para aglutinar toda esa energía, que había un Para Qué; el blog se había convertido en un despertador para mucha gente.

Me planteé qué sentido tenía seguir en publicidad, después de haber visto tanta gente haciendo algo realmente positivo, algo que impactaba. La publicidad estaba bien, pero la publicidad no salva vidas. Así que me planteé qué haría yo si no estuviera en publicidad.

Así que el blog se convirtió en fundación, casi como un acto de responsabilidad. Tenía que continuar el blog, pero había dejado de tener sentido para mí, una vez Guzmán estuviera bien. Así que Unoentrecienmil se convirtió en un entorno en el que tenían cabida todos los proyectos que habían ido surgiendo durante los dos años: el proyecto Corre, un hotel liderado por personas con discapacidad, un aceite ecológico…. Todo tenía cabida, proyectos muy diferentes pero que generaban un impacto en la vida de la gente, además de aportar para la investigación para la leucemia infantil.

1entre100000 NP.-  Mencionabas la publicidad, porque antes de Unoentrecienmil, fundaste Kitchen, una agencia de publicidad que aportó un soplo de aire fresco al sector porque erais los creativos los que estaban en contacto con el cliente. ¿Cuál ha sido la actitud que han tenido en común tus proyectos, desde Kitchen, a Innuba, pasando por la fundación

JC.- Los motivos de cada proyectos han sido muy diferentes. En Kitchen, venía de un mero análisis del mercado, era el 2002, veníamos de los años 90, la publicidad estaba cambiando y, basándonos en proyectos que estaban funcionando fuera de España, creamos la agencia.

En Unoentrecienmil, como te comentaba, fue la enfermedad de mi hijo Guzmán.

E Innuba fue mi manera de unir ambos mundos, de reconectar con un proyecto con el que poder generar impacto social, aportar mi grano de arena para ayudar a crear un mundo mejor.

NP.-  Me da la sensación de que la publicidad da cierta capacidad de conceptualización, que es muy útil a la hora de emprender. ¿Qué más puedes aplicar, de la publicidad, al emprendimiento?

JC.-  Cierto. La publicidad ayuda a estar muy al día, de observación del entorno y de la comprensión de los insights. Cuando unes los puntos, tienes el proyecto. Porque al final los insights tienen que ver con oportunidades de mercado, tiene que ver con una verdad.

La publicidad te prepara, sobre todo, para ver oportunidades donde otros ven problemas. Y, por supuesto, a trabajar a un ritmo muy intenso, porque en publicidad todo es “para ayer”.

NP.-  ¿Cuáles son tus fuentes de aprendizaje?

JC.-  Lo que más me ayuda para aprender es la meditación, para vaciar, para desaprender. Para mi es la fuente transversal, porque permite estar muy en contacto con la verdad de cada uno.

Las otras son secundarias y están en la observación del entorno, en Twitter, en Kickstarter para saber qué es lo último que se está creando…. Y, sobretodo, estar en contacto con la gente, hablar con personas que hayan hecho algo similar, para darte cuenta de que el mejor camino es empezar a caminar. Aunque es verdad que siempre he tenido una tensión con el conocimiento, siempre he sentido que tengo que aprender mucho. Por eso me vuelco en fuentes secundarias para volver a llenar.

Una amiga, hace poco, me dijo una frase preciosa con la que me sentí muy identificado: “Para saber que estás aprendiendo de verdad, te tiene que doler. Porque sólo sabrás que estás aprendiendo cuando mires de frente a tu ignorancia. Y esto duele.”

NP.-  ¿Cuáles son las 3 características más destacables, para ti, de la actitud emprendedora?

La inquietud, las ganas de aprender y la necesidad de crear. Creo que como actitudes son las más necesarias, pero hay que rodearlas de aptitudes: la cocreación (hay que pasar de los egosistemas a los ecosistemas); la escucha profunda del otro y, muy relacionada con las otras dos, el open-minded, estar muy dispuesto a ser flexible, crecer en función de los demás…. En Innuba lo llamamos enricrecerte, que consiste en crecer acompañado.

• Test inspirador de Actitud Emprendedora para Jose Carnero •

NP.-  Un referente de actitud emprendedora:

 JC.-   Cristóbal Colóm, el fundador de La Fageda.

NP.-  Un proyecto social en el que te gustaría participar

JC.-  Charity Water.

NP.-  Cuánto rato dedicas a la semana a aprender

JC.- ¿Qué no es aprender? Aprendo todo el día, de todo y de todos.

NP.-  Tu heroína en el mundo real

JC.- Mi madre.

NP.-  Tu mayor talento

JC.-   Genero confianza.

NP.-  Tu propósito vital

JC.-  Crear y criar.

NP.-   Cuál sería tu slogan

JC.- Todo pasa por algo y para algo.

José es de esas personas con las que podrías estar horas hablando, sin necesidad de guión, que enlaza temas espontáneamente gracias a su inquietud por todo lo que le rodea. Que no sabe estarse sin idear, que siempre tiene en mente su próximo proyecto. De esas personas con un cajón lleno de bocetos que en cualquier momento se convierten en realidad. Gracias, Jose, por este rato inspirador y, sin duda, enricrecedor.

 

¿Te ha gustado el artículo?

3 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top