Nos encontramos en un momento en que decir que somos socialmente responsables esta de moda, sin embargo, es muy fácil gritarlo a los cuatro vientos y, que con esa misma facilidad se las lleve el viento. 
La RSC: hechos, no palabras

La sociedad que nos rodea y, más concretamente los milenians, quieren hechos en campos tan importantes como son la acción social o el cambio climático. Nuestros jóvenes demandan políticas claras y, un compromiso definido por parte de las empresas y autónomos. La Responsabilidad Social Corporativa es una inversión a corto plazo,  que aporta transparencia y compromiso en nuestra gestión empresarial. 

En Castilla y León disponemos de un Plan de Responsabilidad Social Empresarial 2014- 2020 que se encuentra dentro del II Acuerdo de Competitividad Industrial. En palabras para que todos entendamos, este plan acoge un acuerdo para elaborar un Plan Estratégico para poder promover la difusión e implantación en Castilla y León de la Responsabilidad Social Corporativa al mayor número de empresas, con el fin de mejorar la comprensión, concienciar y emprender acciones  sobre las preocupaciones sociales, medioambientales y éticas en la cultura empresarial, el respeto de los Derechos Humanos,y la innovación social. Sin embargo, nos encontramos, más o menos, en el ecuador de la vigencia de este Plan de Responsabilidad Social Empresarial y, según un estudio de UGT Castilla y León del paso año 2017, un 88%  de las empresas de Castilla y León lo desconocen y, lo que es más grave, un 50% de las empresas de nuestra comunidad ni tan siquiera se plantean poner en funcionamiento alguna acción de Responsabilidad Social. 

Pero aún sin ayuda por parte de la administración, cada vez son más las empresas y autónomos que deciden “mojarse” e implantar la Responsabilidad Social Corporativa y es que, una vez conocen esta posibilidad están abiertos a participar.

En este sentido, mencionar la experiencia que desde hace unos meses tienen en común Alianza por la Solidaridad, una organización que canaliza el esfuerzo y apoyo de más de 40.000 socios y voluntarios, para luchar contra las desigualdades y proteger los Derechos Humanos en América Latina, África, Oriente Medio y Europa. En este caso y, como emprendedor autónomo colabora Etienen Cartuyvels, fundador de Tradhoc Traduccions, colaborando en el desarrollo educativo en Senegal, cultivando la educación en un país con una diversidad lingüística y étnica tan grande y, donde resulta aún más complicado conseguir que las niñas y niños vayan al colegio. Por eso, desde Tradhoc aportan un 4% de la facturación al mantenimiento de comedores escolares y al apoyo de productores locales que los abastezcan.

Además, la empresa AERNOVA, mantiene una alianza de colaboración en l diferentes programas en Haití o Senegal entre otros. Aernnova colabora desde hace casi una década con la ONG Alianza por la Solidaridad en el desarrollo de proyectos de cooperación en países en desarrollo. Los proyectos contribuyen al desarrollo de infraestructuras básicas de electricidad y agua,, así como a la equidad de género y la mejora de la calidad de vida de las personas,

Paula Granado

Experta en ONG y RSC

¿Te ha gustado el artículo?

5 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top