Sostenibilidad. Responsabilidad del Consejo de Administración y de los Inversores

La economía cada vez más competitiva y compleja, se desenvuelve actualmente en situaciones ambiguas y llenas de incertidumbre. En este marco, la sostenibilidad no siendo el primer punto de la agenda de los Consejos de Administración, ocupa en ella una posición relevante al ser la piedra angular de la competitividad que garantiza la permanencia de las organizaciones en el mercado.

Todo ello implica una exigencia y compromiso mayor a los miembros de los Consejos de Administración para garantizar su eficacia y se requiere que sus miembros estén implicados activa y productivamente en el gobierno de la organización y enfocados a hacer lo correcto o apropiado en cada momento. Los principios de buen gobierno indican que el Consejo deberá tener un número suficiente de consejeros con conocimiento relevante, independencia, competencia, experiencia en el sector y diversidad de perspectivas que generen retos, discusión y toma de decisiones objetiva. Un Consejo en el que participen personas con distintos perfiles, experiencias y procedencias muestra el compromiso de la organización con la diversidad y esta circunstancia, genera comportamientos diferente entre sus miembros frente a lo que sucedía en etapas anteriores, ya que promueve un mayor compromiso con la organización, un análisis en profundidad de los temas propuestos en la agenda y mejora el tono del debate para finalmente optar por las decisiones adecuadas.

Las organizaciones y en concreto las empresas cotizadas se enfrentan a requerimientos de los inversores y de otros grupos de interés que demandan una mayor comprensión de las nuevas tendencias del mercado y de los temas ambientales y sociales además de una actitud proactiva frente a la evaluación de los riesgos y de las amenazas. Los consejeros deben mostrar un compromiso claro y ampliar la información a sus inversores y grupos de interés sobre como integran en la estrategia todos aquellos aspectos relacionados con la sostenibilidad, es decir los que hacen referencia a al medioambiente, a la sociedad y al gobierno de la organización.

Si bien es cierto que las organizaciones y sus Consejos de Administración han avanzado mucho en la aplicación de prácticas de buen gobierno y en la integración de la sostenibilidad en su estrategia, queda mucho por hacer en este campo y más en concreto en lo que respecta a la formación de los miembros del Consejo en todo lo que hace referencia a sostenibilidad y en el valor que aporta a la organización. En este sentido cabe destacar la iniciativa del Instituto de Consejeros de Singapur que con la colaboración de KPMG y el patrocinio de la Bolsa de Singapur ha elaborado una Guía de Sostenibilidad para los Consejos de Administración que trata sobre la agenda de sostenibilidad, el gobierno, la estrategia, su ejecución y el reporting.

Es interesante comprobar como esta publicación muestra la intersección entre Responsabilidad Social Corporativa y Sostenibilidad: ambas reconocen que el entorno y la comunidad en las que opera la organización son parte integral de su éxito global, pero mientras la primera se centra en mantener el equilibrio entre las diferentes demandas de los grupos de interés la segunda se orienta a mantener el valor de la organización a lo largo del tiempo.

Seguimos en la senda de la mejora.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top