A priori, los conceptos “auditoría” (sugiere control) y “responsabilidad social” (sugiere compromiso) parecen términos difíciles de correlacionar. Sin embargo, encuentran un espacio común de trabajo si se plantean en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas
¿Cómo vincular las auditorías de proveedores con el desarrollo sostenible?

   Este ha sido el objetivo de la reciente reunión del Working Group de Auditorías de Achilles, celebrada en enero de 2018 en Madrid. 19 grandes empresas españolas de infraestructuras, energía y agua constituyen este grupo de trabajo, entre las que se encuentran numerosos representantes del IBEX35 y del Índice Dow Jones de Sostenibilidad. Javier Molero, especialista de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas fue el encargado de presentar al grupo de trabajo las oportunidades que ofrece a las empresas la Agenda 2030 de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, con sus 17 objetivos y 169 metas, así como las herramientas disponibles para integrar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la estrategia de sostenibilidad empresarial. Se dedicó especial atención a la herramienta SDG Compass, promovida por la Red Española del Pacto Mundial, y su aplicación a la gestión responsable de la cadena de suministro.

Según el informe “Better World, Better Business” (Comisión de Comercio y Desarrollo Sostenible, Foro Económico Mundial, 2017) alcanzar los ODS en 2030 abre oportunidades de negocio por un valor de 12 miles de millones de dólares y puede permitir la creación de 380 millones de empleos en cuatro sistemas económicos fundamentales, que representan el 60% de la economía real: alimentación y agricultura, ciudades, energía y materiales, y salud y bienestar. Para acceder a ello es preciso encontrar cómo vincular los ODS con el negocio de la manera más efectiva y, en concreto, diseñar el plan de acción que permita a las empresas orientar la gestión de su responsabilidad social hacia el marco común de la Agenda 2030, facilitando así la interlocución con otros agentes económicos y sociales, y potenciando la acción conjunta de gobiernos, empresas y sociedad civil para el cumplimiento de los ODS.

Por una parte, el Pacto Mundial de Naciones Unidas propone a las empresas realizar acciones internas orientadas a conocer y comprometerse con los ODS: formar a empleados y directivos, asumir compromisos corporativos frente a los ODS, y comunicarlos a los grupos de interés (por ejemplo, a través de códigos de conducta), así como llevar a cabo acciones de sensibilización a lo largo de la cadena de suministro. Por otra parte, insta a las empresas a alinear los ODS con el núcleo de negocio, identificando oportunidades en la cadena de valor e integrando la estrategia propia de sostenibilidad en el marco de los ODS con otros marcos de gestión (medioambiente, derechos humanos, etc.).

Las auditorias de proveedores son una herramienta clave para lograr una evaluación eficaz del cumplimiento de los compromisos de sostenibilidad sobre la cadena de suministro y, en consecuencia, para poder tomar medidas que aseguren una contribución óptima sobre los ODS. Existe un mapeo posible entre los indicadores auditados (sean de calidad, medioambiente, seguridad, derechos humanos) y los 17 ODS. Lo importante para vincularlos de manera óptima es comprender el nuevo marco de sostenibilidad, visibilizar las relaciones entre los procesos de gestión y los ODS más ligados al negocio, aprovechar eficazmente la información procedente de las auditorías, formar, sensibilizar y comunicar. Sólo así podrá ser efectiva la aportación de las empresas al cumplimiento de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Paloma Lemonche

Especialista en Compras y Sostenibilidad

Enero 2018

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top