Si nos preocupa el medio ambiente, lo suyo es pasar a la acción. Para lograr grandes cosas no es necesario ser activista ni vivir un estilo de vida radicalmente diferente. Los pequeños gestos cotidianos son una gran aportación que hace una importante diferencia a largo plazo
¿Cómo ser ecológicos en la oficina?

La motivación es un factor fundamental, y según Gananci, la motivación y el entusiasmo sobre tu visión, tu ambición, y tus metas te dan la energía y la habilidad de hacer lo que otros pueden, pero no se atreven a hacer.

Aquí te damos algunos consejos para hacerlo; sólo tienes que ponerte de acuerdo con tus jefes y compañeros para que todos se sumen a la iniciativa.

Ten en cuenta las tres R

La máxima premisa ecológica de las tres erres funciona de maravilla como norma comodín a la hora de tomar decisiones en la oficina. Primero la reducción, luego la reutilización y, como tercera opción, el reciclaje. Por ejemplo, siempre será mejor no imprimir (reducimos) pero si lo hacemos usamos el modo borrador (gastaremos menos tinta), y al tiempo reutilicemos otro papel e imprimamos por la otra cara. En caso de usar un papel nuevo, si es reciclado, mucho mejor.

Igualmente, al desechar papel usado pensemos en el reciclaje. Es decir, utilicemoslo para usos similares o diferentes (aquí la creatividad es clave) y, en caso de ir a la basura, que acabe en el contenedor azul.

Pensar en lo que es innecesario, en lo que se puede reutilizar y reciclar, en definitiva, es una medida sencilla de ser más verdes en el trabajo. No olvidemos que a la hora de reducir también hemos de pensar en el consumo energético.

Ahorra electricidad

Si tu lugar de trabajo tiene ventanas, lo mejor es abrirlas durante el día para aprovechar la luz natural y la ventilación del aire, para evitar el uso de electricidad con focos y aire acondicionado.

Es importante que antes de irse todos desconecten sus aparatos eléctricos, pues aunque estén apagados, si se mantienen enchufados siguen consumiendo electricidad.

Finalmente, es importante que las últimas personas en salir apaguen las luces, para que no se queden encendidas toda la noche.

Teletrabajo

Intentar hacer que los empleados no tengan que acudir a la oficina para que puedan trabajar desde casa es una medida muy ecológica, por el ahorro de combustible en el transporte. Siempre que esto sea imposible de realizar, la empresa debe potenciar el uso de bicicletas o del transporte público en vez del vehículo privado. Para evitar aún más viajes, se recomienda la teleconferencia, con herramientas tan básicas como redes sociales que realicen videollamadas.

Cadena de suministro verde

Hay que conocer cómo de verdes son tus proveedores. Siempre que se pueda se debe comprar papel reciclado o tintas de impresión con base de soja, así como otros productos ecológicos de uso cotidiano.

Contratar un servicio de limpieza que utilice productos verdes es muy recomendable, y si no los emplean debe recomendarse. Los empleados respirarán un aire libre de sustancias poco ecológicas durante su jornada laboral.

Come saludablemente

Si cada mediodía compras el almuerzo en un restaurante cercano al cabo de un mes… ¡habrás juntado 20 envases plásticos! Por supuesto la mayoría de ellos terminan en la basura. Eso sin contar por supuesto el gasto de dinero que implica comer fuera.

Una excelente manera de ahorrar de tu sueldo y ayudar al planeta, además de alimentarte de manera casera, es llevar tu propia comida. Por ejemplo el domingo puedes preparar el menú de toda la semana y dividir en recipientes reutilizables.

Eso también se puede extender a tus desayunos y meriendas. En lugar de usar los vasos plásticos de la máquina de café opta por llevar tu taza de cerámica y lavarla cuando termines.

Respira aire sano

Los ordenadores, estar en un ambiente con muchas personas más, los perfumes… todo eso contamina el aire. Una buena manera de salir de ese encierro es ir al parque a la hora del almuerzo pero además sería bueno que se usen productos de limpieza sin tóxicos, mantener la higiene del lugar, abrir las ventanas para que corra aire, no fumar, no usar aerosoles y emplear un purificador.

Decora la oficina con plantas

 Las plantas, cuando son abundantes, nos ayudan a combatir la fatiga visual y psicológica. También ambientan el espacio mediante su poder de purificación. Si bien emiten CO2 durante la noche, el balance final resulta positivo, con lo que oxigenan la atmósfera, y si el problema es que tienes una oficina pequeña, te enseñamos cómo aprovechar al máximo su espacio.

Como puedes ver, ser ecológico en la oficina no requiere grandes esfuerzos. Sólo es cuestión de que todos estén dispuestos a hacer algo por el Planeta. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top