Los adultos nos vemos bombardeados con sugerencias para ser más “verdes.” Por otro lado, los niños, casi siempre, reciben mensajes más sutiles, pero hay una gran cantidad de maneras en las que podemos enseñarles a los niños, como pensar en las cosas que les brinda la madre Tierra y de qué manera ellos pueden hacer la diferencia a la hora de protegerla
5 maneras de involucrar a los niños en el cuidado

A medida que avanzamos por mejorar nuestra relación con el medioambiente a través de técnicas como el Green marketing (que además tienen el beneficio agregado de volver más competitivo a nuestro negocio), también es nuestro deber concentrarnos en enseñarles a nuestros hijos a cómo ser conscientes con respecto al impacto que sus acciones ejercen sobre el medioambiente; después de todo, ellos serán los que dirijan el show en los próximos años.

La temporada vacacional es una gran época para que las empresas coloquen su grano de arena, siendo anfitriones o patrocinando eventos dedicados a enseñar a los niños a ser amistosos con la tierra.

Algunas de las formas más efectivas a través de las cuales te puedes conectar con los más pequeños y enseñarles la importancia de proteger el medio ambiente son:

Pregúntales cuales son las cosas por las cuales se sientes agradecidos. Enseñar escuchando es una de las formas más seguras y sencillas de empezar una discusión con un niño. Pregúntales qué es lo que más aprecian de la Tierra y cuáles son las cosas que hay en ella que más les gustaría proteger, así podrás darles una razón personal y poderosa para que sean responsables con el medioambiente.

Anímalos a compartir. Ya sea escribiendo, dibujando, pintando, tomando fotografías o haciendo un libro de recortes, debes darles a los niños la oportunidad de comunicar y registrar las razones por las cuales aprecian a la madre Tierra y los millones de seres vivos que la comparten con nosotros.

Dales la oportunidad de ilustrar como planean hacer del mundo un lugar mejor. Puedes proporcionales un cuaderno con espacios designados donde los niños puedan llevar un registro de sus lugares favoritos al aire libre, animales, cosas que dependen de la energía y mucho más. ¡Anima a los niños a que trabajen constantemente en su cuaderno!

Sugiéreles tareas concretas. Sugiere actividades que les de a los niños una sensación de propósito y logro. Algunos ejemplos podrían ser, algo que los involucre como ayudar a limpiar el parque local o algo tan simple como apagar las luces de su cuarto.

Una buena manera de crear conciencia es comprar una planta que los niños puedan aprender a cuidar por cuenta propia, ya sea dentro o fuera de la casa. Asegúrate de que ellos escojan sus propias plantas, y enséñales lo que estas necesitan para que crezcan fuertes y saludables. Los vegetales son una buena opción para los niños debido a que pueden empezar a entender la relación que existe entre la comida que consumen y las plantas de las cuales provienen.

Da el ejemplo. Una vez que los niños empiezan a pensar sobre la importancia de cuidar el planeta, empezarán a observar como tu comportamiento refleja estos valores. Asegúrate de ser cuidadoso y responsable, a la vez que llamas la atención hacia las cosas que se hacen en tu hogar para cuidar el medioambiente.

También puedes enseñarles a hacer compostaje, a cómo conservar la energía, a usar siempre bolsas de compras reutilizables, a reciclar y otras innumerables maneras en las que se puede ayudar desde el hogar.

¡Haz una fiesta! Los asuntos medioambientales brindan una gran oportunidad para realizar actividades grupales. Ayuda a que los niños trabajen en proyectos y actividades que beneficien al planeta Tierra, en conjunto con otras personas desde sus vecindarios, escuelas y comunidades.

¿Necesitas algunas ideas? Considera hacer una reunión para que cada uno construya sus jardines personales o una actividad donde se realicen obras de arte utilizando materiales de desecho como: sábanas viejas de alguna cama, tubos de bicicletas o cartones de huevos.

Finalmente, puedes organizar un divertido evento temático centrado por completo alrededor del tema ecológico. Y aprovechar para dar pequeñas charlas sobre la importancia de minimizar los desechos y reciclar.

Puedes llevar a cabo un “Rally de Reciclaje” esta actividad es muy similar a una cacería del tesoro, pero los chicos estarán buscando restos de basura escondida alrededor del parque o en un patio muy grande (pueden ser botellas plásticas, latas, cajas pequeñas, etc.). Por supuesto, tendrás que limpiar y desinfectar estos restos de “basura” antes de esconderlos.

Para hacerlo más interesante, podrías esconder algo de dinero en cada objeto. Explícales a los niños que el dinero que encuentren será donado a un proyecto de caridad que ayude a proteger al ambiente. Para prevenir que la competencia se vuelva excesiva, puedes colocar un número máximo de objetos que cada niño puede encontrar, alrededor de 4 o 5.

Cuando hayan encontrado todos los ítems que le fueron asignados, recolectado el dinero en cada uno de ellos y depositado la basura en su recipiente o bolsa correspondiente, pueden proceder a ayudar a otros invitados a encontrar sus objetos.

Puedes hacer mayor énfasis en las lecciones de esta actividad, discutiendo cómo reciclar los objetos que ellos encontraron y compartir información acerca de cómo trabaja la ONG que recibirá el dinero que recolectaron.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top