El mundo está cambiando, no necesariamente de forma natural, sino por todos los daños que los seres humanos le hemos causado durante años. Este hecho ha alertado a científicos, gobiernos y a millones de personas que se han comprometido con un movimiento para cuidar el ambiente
8 formas para cuidar el ambiente sin esforzarte mu

De hecho, tal ha sido el proceso de concientización que incluso ahora muchos emprendedores, tal como sugieren en Gananci, han comenzado a ver las ventajas en emprendimientos inclinados al medio ambiente.

En ese sentido, todos somos responsables de hacer de este mundo un mejor lugar y de cuidarlos para así asegurar sustentabilidad para las siguientes generaciones. Por eso, aquí traemos 13 formas en las que puedes cuidar el ambiente, incluso sin tener que pensar en ello.

 

1.  Ten tu propia botella de agua

Todos hemos escuchado alguna vez lo perjudicial que puede ser el plástico para el medio ambiente, pero no tenemos muy claro el porqué. Resulta que el plástico está compuesto por polímeros de alta resistencia que lo hacen difícil de degradar. Ahora bien, ¿por qué esto es tan grave?

Los residuos y el plástico en general, en su mayoría, terminan en los mares y océanos de todo el mundo, sin importar de dónde provengan. Al no degradarse completamente, los animales son susceptibles a ingerirlos por error. Esto causa enfermedades, mutaciones y problemas en estos, provocándoles dolor, desnutrición e incluso muerte prematura.

Uno de los productos de plástico más difíciles de degradar es la botella, la cual puede tardar hasta mil años en descomponerse. Por esa razón, es una excelente idea hacer una pequeña inversión en una botella reutilizable para que puedas llevar contigo a todas partes.

 

2.  Usa bolsos de tela al hacer compras

Siguiendo el punto anterior, resulta oportuno destacar que las botellas no son los únicos productos perjudiciales para el ambiente. Las bolsas de plástico, esas que usamos casi a diario, pueden tardar hasta 600 años en degradarse. Además, son de los productos que más abundan en el mundo.

En ese sentido, optar por bolsos de tela para hacer compras en los supermercados resulta también un gran aliado ecológico.

 

3.  Recicla papel

Según datos del WWF, entre 74 mil y 93 mil kilómetros cuadrados de selvas en el mundo desaparecen anualmente en relación a la producción de papel.

Reducir el consumo de este producto y reciclar el ya utilizado, además de mantener con vida a los pulmones del mundo, también disminuirá a la destrucción del hábitat de miles de especies.

 

4.  Utiliza una bicicleta como medio de transporte

Según un estudio, al menos el 20% de las emisiones de CO2 en el mundo— el principal causante del cambio climático— tienen relación al transporte por combustible.

Dependiendo del lugar en el que vivas, te recomendamos usar bicicleta. Además de ser una buena actividad física para mantenerte en movimiento, lucharás contra el calentamiento global.

 

5.  Apoya iniciativas ecológicas

Dentro de este auge en torno a la concientización ecológica, hay muchas pequeñas y buenas iniciativas en desarrollo. Sin importar de donde seas, busca estos proyectos, conócelos, dales tu apoyo y haz un cambio. ¡Todo granito de arena cuenta!

 

6.  Crea tu propio huerto

Aunque evidentemente la industrialización trajo consigo una innumerable cantidad de beneficios para la humanidad, no todo es perfecto. De hecho, entre las prácticas más cuestionables de la industria alimentaria moderna está el uso de químicos para estimular el desarrollo masivo de alimentos.

El movimiento ambientalista ha propuesto que lo natural debe sobreponerse a lo sintético. En consecuencia, hacer un huerto en tu casa parece una excelente opción para conocer realmente lo que consumes y asegurarte de que esté libre de otros químicos.

 

7.  Infórmate sobre el tema

Asumir que el cambio climático no es más que una exageración es no querer ver una realidad a la que debemos enfrentarnos con madurez y compromiso. Leer sobre este tema, aprender cada día más sin prejuicios o barreras, logrará hacerte más sensible sobre este problema.

Inconscientemente, buscarás la forma de ayudar al planeta en tu día a día, pues sabrás realmente cuál es el efecto que cada acción que hacemos tiene en nuestro mundo.

 

8.  ¡Corre la voz!

Luego de haberte informado sobre este tópico, ser un activista y regar tus conocimientos sobre el tema es una forma pasiva de contribuir con el medio ambiente.

Esto no implica necesariamente formar parte de grupos de cuidado al ambiente. Hablar sobre el tema con tus conocidos, comentar sobre los problemas a los que nos enfrentamos y crear conciencia es también una gran forma de activismo por el medio ambiente. 

 

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top