Apostar por las energías renovables es ya casi una necesidad. Pero también es necesario un cambio a gran escala en el que la mayoría estén comprometidos
Trabajo en equipo por las renovables

Es bien sabido por todos el compromiso que tiene España en la reducción de emisiones de CO2, clave para la lucha contra el cambio climático y que queda plasmado en los acuerdos de de París. Un compromiso que sin una vocación global por reducir estas emisiones caerá en saco roto.

Con el abandono del acuerdo por parte de Estados Unidos, segundo país más contaminante después de China, es más importante que nunca que el resto de países cumplan con los objetivos. Conseguirlo es complicado, no vamos a mentir, especialmente porque la lucha contra el cambio climático es un trabajo en equipo.

Las renovables como herramienta del cambio

Conseguir un mundo sostenible pasa por un cambio energético a escala global en el que las energías renovables son el eje central. Sin embargo, aunque han demostrado ser igual de rentables que las procedentes de combustibles fósiles, las energías limpias todavía están en minoría.

En España, por ejemplo sólo el 40,8% de la producción de energía es de origen renovable. Una cifra que en los últimos años no ha crecido demasiado. Sin embargo, el Gobierno aseguraba hace unos días que España cumplirá con el objetivo pactado.

¿Cómo es posible lograrlo si no avanzamos en el cambio energético? Con la fecha límite cada vez más cerca, el Gobierno lanzó una subasta de renovables el pasado mes de mayo. Un impulso y apuesta por las energías renovables, y con vistas a cumplir el compromiso de los acuerdos de París.

El cambio empieza en el individuo

No debemos olvidar que estos acuerdos son compromisos adoptados por parte de los países, pero que como ciudadanos tenemos cierta responsabilidad porque se cumplan. También los hogares tenemos que sumarnos al trabajo en equipo y exigir ese origen renovable de la energía.

Al autoconsumo parece ser la respuesta obvia al problema. Pero la complejidad de conseguir autobastecernos y las trabas burocráticas hace que no sea la opción más sencilla. Por suerte, han nacido cooperativas y pequeñas empresas energéticas que facilitan el apoyo a las renovables, que no el acceso.

Debemos ser conscientes que mientras estemos conectados a la red, el origen de la energía será múltiple. Tanto renovable, como nuclear o procedente del gas. Sin embargo, recurrir a aquellas eléctricas con Garantías de Origen nos ayudan a poner nuestro granito de arena.

¿Cómo? Piensa por un momento que el 70% de los hogares y edificios demandara energía limpia. La realidad es que no habría suficientes GDO’s ni energía limpia para suministrar a todos los que la demandan. Exigiendo energías renovables contribuiremos a que el mix español sea cada vez más limpio. Y el primer paso puede estar en que cada uno de nosotros apueste por un suministro doméstico de origen renovable.

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top