En artículos anteriores hemos analizado con detalle el fenómeno creciente de las empresas de beneficio público (beneficio como sinónimo de beneficios financieros y para la sociedad, en contraposición a la dicotomía “con fines de lucro” y “sin fines de lucro”) (benefit corporations). Es importante distinguir entre empresa que se certifican como B-Corp y las empresas de Beneficio público
Nace DanoneWave como empresa de beneficio público: buena noticia para la RSE... por ahora

Las primeras son empresas que obtienen la certificación de una institución llamada B-Labs como empresa que cumple con sus criterios de responsabilidad social.  La empresa decide asumir esa responsabilidad y pide una certificación independiente, renovable, de que la lleva a cabo. La proximidad de nombres ha dado lugar a confusiones.  Una “Benefit Corporation” puede ser certificada por B-Labs como B-Corp, pero una B-Corp no sería “Benefit Corporation” a menos que se haya constituido legalmente como tal en un estado o país en que exista la legislación.

Las empresas de beneficio púbico asumen la responsabilidad social por estatutos y son gobernadas por leyes especiales al respecto.  El compromiso es legal, no solo de palabra como lo es el caso de las B-Corp. Para mayores detalles ver ¿Se puede ser responsable por estatutos?: Empresas con fines de beneficios y Empresas B . Es un movimiento hacia la empresa del futuro (ver el artículo en tres partes Futuro de la RSE, la empresa del futuro y un video resumen, y los artículos La empresa responsable del futuro , y Cuarto sector: Hacia una mayor responsabilidad social empresarial ).

DanoneWave como empresa de beneficio público

Ahora llega la buena noticia de que una empresa de gran tamaño con procesos de producción complejos, con intensas interacciones con la sociedad, ha decido incorporarse legalmente como empresa de beneficios público.  Es la fusión de parte de Danone con WhiteWave.  Es la empresa de beneficio público más grande de los EE.UU. y puede llegar a ser un ejemplo a seguir.

Danone es una empresa multinacional (opera en 130 mercados), ampliamente conocida por el público, que comercializa productos lácteos frescos, alimentos para la infancia, aguas embotelladas y productos de nutrición médica (ventas anuales de US$25,000 millones y 100.000 empleados, incluida en los principales índices de sostenibilidad).  En abril del 2017 completó la adquisición de la empresa WhiteWave que comercializa alimentos y bebidas de origen vegetal, con énfasis en la salud, por US$12.500 millones.  Danone creo una nueva empresa DanoneWave integrando WhiteWave con la parte de su negocio de productos lácteos en EE.UU.  La nueva empresa que tendrá ventas de US$6.000 millones y 6.000 empleados, ha sido incorporada como empresa de beneficio público independiente de Danone aunque ésta posee el total de sus acciones.

Gobernanza

Los aspectos claves de la gobernanza de DanoneWave son sus estatutos, su gobierno corporativo y su comportamiento en los temas de sostenibilidad.

Estatutos:  Hay un par de artículos en los estatutos de incorporación que se refieren directamente a objetivos de la empresa:

  • Estimular prácticas alimentarias alineadas con la misión tradicional de Danone de “fomentar la salud a través de los alimentos al mayor número de personas posible”; y,
  • Promover un modelo de crecimiento sostenibile con el objeto de crear valor económico y social en beneficio de los stakeholders clave tales como empleados, clientes y suplidores y mejorar el impacto de sus actividades sobre el medio ambiente.

Consejo asesor:  Se ha nombrado un Consejo Asesor para complementar la gobernanza de la empresa y aportar diversidad de ideas y beneficiarse de las experiencias de líderes en salud y sostenibilidad.  Es significativo que lo preside Rose Marcario, que es la CEO of Patagonia, que fue la primera empresa con fines de beneficios del estado de California en 2012. [1]  Incluye otros miembros de los sectores de inversión responsable, academia, gestión del cambio y de B-Labs.  Sería deseable que la gobernanza no se limite a un Consejo Asesor, sino que además tengan un Consejo Directivo y dirigentes, o sea, ejecutivos con poder de decisión, no solo asesores, que estén totalmente alineados con los objetivos de la empresa. 

Certificación como B-Corp:  Para respaldar su objetivo como empresa con fines de beneficios, la empresa buscará obtener y mantener la certificación de B-Labs como B-Corp.  Aunque esto no es garantía de que opere como empresa con fines de beneficios, es una muestra tangible de las buenas intenciones y compromiso de la empresa de ser responsable.  Recordemos que esta certificación solo cubre algunos aspectos de la responsabilidad social de las empresas.

Otros aspectos no especificados de la gobernanza: En la información proporcionada por la empresa no se incluyen detalles en cuanto a los criterios para la asignación de los beneficios entre los accionistas (Danone) y el resto de los stakeholders.  ¿Qué beneficios financieros netos considerarán suficientes? ¿Pagará mejores sueldos o mejores beneficios a sus empleados? ¿Cómo contribuirá a mejorar las condiciones de sus suplidores y de las comunidades en que opera?  ¿Será sencillamente una empresa social y ambientalmente responsable o irá más allá y compartirá, de forma medible y no sólo retórica, los beneficios financieros con la sociedad?

Aspectos pendientes

Y hay una serie de incógnitas que todavía quedan por resolver que determinar su continuidad como empresa con fines de beneficios, que aunque son prematuras, la sociedad debe tenerlas en mente a la hora de evaluar la actuación de la empresa, no sea que sea otro caso de greenwashing:

  • ¿Permitirán los accionistas de Danone que esta “inversión” de la empresa produzca resultados financieros por debajo de los esperados como si fuera una empresa responsable pero con fines de lucro? ¿Cuánto durará en la modalidad de empresas con fines de beneficios?
  • ¿Podrá la empresa tener un crecimiento sostenible sin tener que recurrir a aumentos de capital en los mercados donde podrían entrar otros accionistas? ¿O deberá Danone hacer los aumentos de capital necesarios para no obstaculizar el crecimiento de la empresa?  La prueba de fuego vendrá cuando se quieran incorporar otros accionistas.  Presumiblemente los que estén interesados compartirán los objetivos de la empresa.  Lo que determinará su sostenibilidad financiera, más allá del éxito comercial y de responsabilidad, será el precio que se pagarán por las acciones.
  • ¿Cómo será su rendición de cuentas a la sociedad?  ¿Detallaran cuantitativamente los beneficios compartidos en el informe anual de distribución de beneficios requerido por ley?
  • ¿Tendrá la empresa una supervisión independiente del logro de sus objetivos de empresa por beneficios más allá de un consejo asesor y de una aseguración parcial de su información sobre sostenibilidad?

En resumen

Buenas noticias.  Por su magnitud y visibilidad puede llegar a ser un modelo a seguir.  Pero ello, como todo, dependerá de la ejecución de las intenciones, sobre lo cual todavía quedan muchas incógnitas.  Sería deseable que las instituciones pertinentes de la sociedad civil le hagan seguimiento y ejerzan su poder para asegurar que cumple con “los fines de beneficio”.

[1] Es de destacar que esta es una empresa líder en temas de sostenibilidad, pero también es de notar que es una empresa familiar que no está sujeta a las exigencias de los mercados de capitales.

¿Te ha gustado el artículo?

7 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top