Sí amigos. Llegó el día en el que los papeles se truncaron y no fue que el departamento de responsabilidad social de la empresa (RSE) impregnara transversalmente al departamento de marketing, no. Fue al revés.
Cuando el director de marketing se hizo DIRSE

Lo que ocurrió fue que un día los de marketing de un país oriental vieron que su área cada vez tenía menos sentido. Ya no se podía vender un teléfono -el producto más preciado en estos días que nos acompañan - por sus bondades tecnológicas, ya que apenas hay diferencia entre los smartphones de alta calidad, "Todos son Ferraris" me comentaba hace poco un técnico en el tema. Había que buscar algo y el departamento de RSE se lo puso a huevo.

En dos patadas el departamento de marketing pasó a llamarse departamento de RSE y en vez de vender teléfonos se dedicó con una fe apostólica a vender valores. Al fin y al cabo de lo que se trata es de vender, sea como sea. 
 
Sí amigas, esto es lo que pasa en algunos lares, ya lo decía el Evangelio según San Mateo, es necesario separar el trigo de la paja por que llegará el momento en el que esos valores universales con los que nos hacen llorar en las semanas navideñas se apoderen del departamento de RSE. El buenísmo, el falso interés, la filantropía sin retorno ni inversión social, son la némesis que los dioses nos mandan por abusar de los términos y eso no es responsabilidad social corporativa (RSC), ni empresarial, ni ná. Se llama "greenwashing" en inglés y "postureo" en castellano.
 
Mientras que unos, con sus memorias a cuestas intentan vender las bondades de la RSE a su dios particular (su CEO), otros cuentan con presupuesto ilimitado para llevarnos a su dios a través de sus ficticios valores transmitidos por su innegable capacidad tecnológica y su dinero. El belcebú de la RSE utiliza sus peores ardides para confundirnos. . 
 
No es este el camino. Guárdense los DIRSE de seguirlo por que serán señalados como ilustres vendedores de humo y además ya lo dice la tradición popular española  "se pilla antes a un mentiroso que a una persona con discapacidad motriz".
 
Homilía del frater Jaumà
;-)
 

¿Te ha gustado el artículo?

7 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top