La diferencia entre personas es lo que nos hace únicos y la combinación de personas únicas es lo que aporta valor a las empresas. La diferencia siempre suma. Saber apreciar la diversidad y fomentar la inclusión nos ayuda a crecer tanto personal como profesionalmente
El camino para integrar  a las personas con discapacidad

La diversidad no se limita a género o diferentes capacidades. Ser inclusivo implica respetar y tratar con igualdad a las personas independientemente de cualquier rasgo diferencial, desde la raza u orientación sexual hasta la edad o motivaciones personales. Cuando somos capaces de entender e integrar lo mejor de cada persona, el resultado siempre es excelente.

Está demostrado que existe una fuerte correlación entre la inclusión y el rendimiento. De esta forma, los empleados que se sienten incluidos destacan en su trabajo, compromiso y motivación, además de generar un mejor clima laboral. A nivel corporativo, la diversidad e inclusión nos hace más interesantes para candidatos, partners y clientes, al encontrar un reflejo de su propio yo en la diversidad de nuestros empleados, además del hecho de que trabajar con personas y puntos de vista diversos mejoran necesariamente la forma de hacer las cosas y, en definitiva, el negocio.

Bajo esta premisa en MetLife acabamos de celebrar la “Semana de la inclusión” con el objetivo de reforzar la personalidad y autenticidad de cada persona, aumentar la concienciación entre los empleados sobre la importancia de ser inclusivos y motivar a la sociedad a que la diversidad y la inclusión formen parte de su día a día.

La discapacidad ha sido la gran protagonista de la semana de la inclusión. Ser inclusivo obliga a identificar y derribar barreras físicas y mentales. Es imprescindible empatizar, ser capaz de ponerte en la piel del otro para lograr un ambiente más cómodo y positivo, flexibilizando y/o adaptándote a las necesidades y dificultades de cada individuo.

Realizar actividades con personas con diferentes capacidades ayuda a normalizar la discapacidad en la sociedad. En MetLife, hemos encontrado en el deporte una herramienta perfecta de inclusión.  Es una forma natural de conectar y compartir mientras se entrenan habilidades indispensables para la integración laboral, como el trabajo en equipo o la automotivación. Así, el pasado 3 de junio celebramos junto con Special Olympics unas jornadas−celebradas simultáneamente en Lisboa y Madrid. Un evento realmente enriquecedor, del que nos llevamos algo mucho más valioso que una medalla: un imborrable recuerdo sumado a la sensación de haber contribuido, de dibujar sonrisas en niños con distintas discapacidades, de haber ganado en aprendizaje, respeto e inclusión. En definitiva, cosas de las que realmente importan en la vida.

También somos patrocinadores por segundo año consecutivo de la carrera 15KM MetLife Madrid Activa, organizada con fines benéficos para impulsar la lucha contra el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y fomentar la inclusión de los niños que lo sufren.

Para terminar, es importante recalcar que las políticas de inclusión de la diversidad en las empresas ayudan a reducir conflictos, fomentan la creatividad e innovación y mejoran los resultados corporativos. De este modo, la gestión de la diversidad no es una elección, es un imperativo tan ético como empresarial.

Por nuestra parte, en MetLife estamos decididos a ser protagonistas sociales del cambio hacia una mayor inclusión y normalización de la discapacidad.

Patricia Jiménez, Directora de Marketing y Comunicación de MetLife Iberia

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top