Estamos en tiempos y momentos convulsos, en momentos de cambio de paradigmas. Quiero creer que de un lado la sociedad está pidiendo más ética, más RSC pero esta aparentemente fuera de los programas políticos
La RSC como vía para crear un referente ético para nuestra sociedad

Incluso nuestros gobiernos han tomado decisiones tan “anti RSC” como:

  • Deportar a Turquía, fuera del “paraíso de la libertad” que es la Unión Europea a los refugiados procedentes de países en guerra; incluso de guerras “ex primavera árabe” que, en cierta medida, el primer mundo provocó.
  • Se aumenta el déficit público de nuestro país. Esto significa que no deseamos pagar por los servicios que recibimos; deseamos que sean nuestros hijos quienes los paguen. ¿Dónde está el límite del déficit?.
  • Todos los españoles hemos pagado en torno a 40.000 millones de Euros (tocamos a casi 1000 euros cada español) a entidades financieras para que algunas no quebrasen sin obligarles a “tener cierta piedad” con mucha gente que no han podido pagar sus hipotecas porque se han quedado, por ejemplo en el desempleo.

Y la sociedad, como conjunto, no está respondiendo a “estas fechorías”

Convendremos que en toda sociedad han de existir unas normas éticas (pocas pero clarísimas) de convivencia en base a las cuales se “regula” la relación social.

Cuando reflexiono sobre este tema, me rejuvenezco, me acuerdo del Catecismo que seguíamos en nuestra clase de Religión en el colegio. Parafraseando (y adaptando) una pregunta del catecismo que siempre me impactó; ¿Qué es la sociedad (Iglesia)?. La sociedad (Iglesia) somos todos.

Hasta finales del siglo XX se ha seguido básicamente una ética basada en el Cristianismo. En efecto, y excluyendo la parte puramente religiosa:

  • Si leemos los Mandamientos (excluyendo los tres primeros) son unas reglas éticas de convivencia: no matarás, no robarás, querrás a tus padres, no le quitarás la mujer a otro, no mentirás…)
  • El sumum es el denominado Nuevo Mandamiento de Jesús; de nuevo parafraseándolo “Amaron los unos a los otros al máximo posible” (literalmente como yo os he amado).

Estoy convencido que esta ética es común a todas las Religiones, todas disponen de unas normas éticas similares.

Quizás debido a la propia evolución social, quizás por planteamientos demasiado teóricos y alejados de la realidad de las élites del Cristianismo, este referente moral ha perdido su vigencia, siendo sustituido por el “relativismo moral actual”.

Este relativismo nos permite, desde el punto de vista colectivo  “rasgamos las vestiduras” ante los deplorables y numerosos casos de corrupción, que sin duda deben de ser perseguidos con dureza, pero, de forma simultánea y en el ámbito individual, convertir a España es uno de los países donde, en proporción, la población menos contribuye a mantener nuestro estado del bienestar (alto nivel de la economía sumergida). 

Reconozco que me aterra el caso Alemán en los años 30 del siglo pasado, por falta de unas “reglas éticas correctas” un país culto, industrial, inteligente, desarrollado, generó el nazismo.

Pienso desde mi ignorancia que una ruta para encontrar los referentes éticos es a través de la Responsabilidad Social Corporativa. Veamos porqué. La RSC tiene como  objetivo la sostenibilidad económica, social y medioambiental con el fin de legar a nuestros hijos un mundo igual o mejor.

Y la única forma de lograr esta meta es generando unos principios éticos (reitero pocos y muy claros), que desarrollen unos valores que deseamos nos caractericen como sociedad y que nos van a permitir generar confianza.

Por ello deseo dar las gracias a Diario Responsable y a todos los autores por su esfuerzo en tratar de generar esta nueva cultura así como por la claridad en las exposiciones.

Tenemos que saber aprovechar este conocimiento que generosamente comparten para ser cada día más activos en su trasmisión con el fin de afianzar unos principios éticos.

 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top