La que lían los gobernantes, pensaba yo, mientras rememoraba las peripecias del bueno de Amenhotep IV.
(P)soriasis

Este hombre fue un famoso faraón del siglo XIV aC, al que se le ocurrió la brillante, destelleante y resplandeciente idea dedecretar el incremento de la presencia del dios Atón en el panteón egipcio. Bueno, lo cierto es que la incrementó tanto que dejó de existir espacio para otros dioses. De esta forma, durante su mandato el culto egipcio pasó a ser monoteísta, Amenhotep se cambió el nombre a Akenatón (el elegido de Atón), y un montón de sacerdotes (los heraldos de los dioses “expulsados”), se vieron en el paro de forma irremediable.

Sin entrar en más detalles, diré que los sacerdotes, el pueblo y hasta los camellos de los establos intrigaron para que la muerte de Akenatón pareciera un accidente y, poco a poco, se volviera al régimen anterior, con muchos y variados dioses a los que rezar. 

Cuando decidí dedicar parte de mi tiempo a escribir en Diario RSE y en mi blog personal sobre lo que mola la sostenibilidad,  GoodbyeMrBurns , tenía la intención de no posicionarme políticamente, pero resulta que es imposible. Mientras allí me esfuerzo por haceros ver que no hay que renunciar a la riqueza de las empresas para alcanzar un mundo mejor, va Soria y le pega uno de los golpes más importantes al sector de la sostenibilidad en este país. El Consejo de Ministros ha aprobado el impuesto al Sol, que nos aleja de un sistema sostenible mejor para el consumidor y para el planeta, en favor de sus coleguitas: las empresas eléctricas. Antepone el capital al medio ambiente, pero de una forma tan descabellada como dantesca. No es que sea el ejemplo de una empresa viejuna, es que realmente es un HelloMrBurns  de los buenos. Ni el malvado personaje creado por Matt Gröening idearía algo así. 

Mirad lo que se decía antiguamente: Vamos a comprar el pan y estamos en la cola. Alguien dice en voz alta: ¿Ha vuelto a subir el pan? Madre de Dios, dentro de poco nos cobran por respirar. Era una exageración que ponía de manifiesto una locura como cobrarnos un recurso natural para explicar que todo subía de precio. Y lo explico como parte del pasado porque, señoras y señores, ese momento, en Españaha llegado. La luz del Sol nos cuesta dinero. 

El real decreto, vomitado por Soria hace unos meses y aprobado a toda prisa por el Consejo de Ministros hace unos días, se ideó como medida preventiva del autoconsumo, tal vez a raíz de la aparición en el mercado de las baterías Tesla, sobre las que ya hablé aquí

En un acto sin precedentes en el mundo, en un mal chiste que causa que una vez más seamos un hazmerreír de país, se aplican en la factura una serie de cargos a las personas que opten por el autoconsumo, que hacen imposible que uno tome esta alternativa. Nada de paneles solares, nada de baterías Tesla. La que lían los gobernantes, pensaba yo. 

Pero, ¿por qué? ¿De qué clase de inesperada estupidez se vio afligido el equipo de Soria para llegar hasta el finalcon semejante proposición? No sé muy bien lo que será, pero desde luego que estupidez, lo que se dice estupidez, no es.Vamos con unos datos que casi parecen sacados de las intrigas de la Casa Lannister, pero que son cosas que están pasando aquí y ahora. Agárrate, nene:  

 

        Red Eléctrica Española es un 

grupo empresarial 

        que actúa como operador del sistema eléctrico español. El 

principal accionista

        de la Red Eléctrica Española es el 

Estado

        El director de la Secretaría de Estado de Energía (competencia del ministro Soria) dejó su cargo en febrero. Tras unas vacaciones de apenas 6 meses,  

ficha por Red Eléctrica Española 

        formando parte de su Vicesecretaría General.  No tiene que ver con lo anterior, pero contribuye: Carmen Benítez ha actuado como 

procuradora de Endesa 

        en la provincia de Las Palmas desde la década de los noventa. ¿Quién esta mujer? Pues l

a esposa de Soria

        El 

punto positivo 

        que encuentro en toda esta ponzoña es que la lucha por el medio ambiente 

no se puede parar

        Que ya parece que las medidas antisostenibles resultan más caras que las sostenibles. Que a los contrarios a un mundo más sostenible se les sitúa rápidamente como los malos de la película. Que estamos viviendo un cambio, que 

el antiguo modelo industrial se marchita

      , agoniza y tira de bravuconadas sin sentido como este impuesto para poder subsistir. Que el futuro es más verde. 

                     Te lo estamos gritando al oído, Soria. 

       

Los antiguos egipcios nos enseñaron qué hacer con el que juega con el Sol, al que ellos llamaron Atón. Pero como vivimos unos cuantos siglos más adelante en el tiempo, tenemos que usar otras vías, aunque nos sobren las ganas de caer en violentos antiquismos .

Un buen número de organizaciones ecologistas, sociales, empresariales y de consumidores ya han puesto el grito en el cielo. Por ejemplo, Greenpeace y la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltáica están colaborando para denunciar públicamente el desastre que supone este freno a las renovables. Se espera una denuncia ante la Comisión Europea, y se están estudiando otras alternativas para parar este sinsentido. Y si no, siempre nos quedarán las antorchas, los rastrillos y azadones . . .

El Ministro de Turismo, Industria y Energía ha contagiado al país de  (P)Soriasis , de forma soterrada, en la sombra. Mientras levanta su cortina de humo particular tranquilizando al populacho con el asunto Volkswagen (siempre enfocado desde un punto de vista económico y laboral), nos pega una puñalada con el impuesto al sol.  Soriasis , amigos, una enfermedad que altera nuestro aspecto, nos hace parecer más sucios y apestados, pero que sobre todo nos avergüenza. Ironías de la vida: la cura para la  Soriasis  es un buen baño de sol. 

 

¿Te ha gustado el artículo?

4 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top