diarioresponsable.com Primeros días de frío, fechas conmemorativas. Otro año más. Por otro lado es época de publicación de informes y encuentros que no hacen más que  ratificar que la Sostenibilidad incide positivamente en las empresas incrementando su competitividad . Cada vez menos incredulidad y más contundencia en el mensaje.  

El último informe de Forética "Marca España: empresas sostenibles, país competitivo"contiene datos muy interesantes entre otros está gráfica que deja clara la relación directa entre RSE y competitividad por países .

Ante todo, de lo que estamos hablando es de sentido común. De buscar el beneficio propio a la vez que el ajeno. Pero siguen siendo necesarios muchos argumentos y datos para hacer que las empresas y personas tomen conciencia, incorporen la necesidad de cambiar y lo hagan. Sin embargo -según mi opinión- no llegamos al fondo del problema: el enfoque sigue estando en ganar dinero y no en satisfacer las necesidades de las personas que a su vez generan beneficio económico para la empresa, las ciudades, los países. Seguimos desconfiando.

Hay dudas, porque hace falta tiempo para que se confirme el modelo y se genere cada vez más masa crítica, que es lo que afortunadamente está pasando. Nos faltaba perspectiva y ahora, lo que defendíamos un reducido grupo de personas hace años ya no suena tan "utópico". Es real y factible.

Recientemente se ha publicado una magnífica entrevista a Dov Seidman "Si quiere poder, tenga autoridad moral" en El País. Seidman es fundador de LRN y autor del libro "How, Por qué. Cómo se hacen las cosas importa"diarioresponsable.com

En la entrevista se defiende este "cambio" de paradigma (que no deja de ser sentido común) con argumentos contundentes. Entre otras Seidman afirma "No estoy en contra de los programas de RSE, pero no son la respuesta".

No malinterpretemos sus palabras. Creo que esta es la clave, los programas de RSE son un inicio, un punto de partida pero que a medio plazo deben incorporarse la RSE a toda la empresa y cadena de valor, de manera permanente, en cualquier actuación. Es la conocida frase "la RSE está en el ADN de nuestra organización".

Falta muchísimo, aún así, las empresas que incorporan los criterios de sostenibilidad y Responsabilidad social son más competitivas , tal como se ha visto en el gráfico. Pero siguen habiendo grandes contradicciones en el marco de la propia empresa que afectan en consecuencia al entorno y las personas.  

Ahí van 3 preguntas incómodas:

1. ¿Cómo es posible que una parte de las empresas del IBEX 35 paguen a sus proveedores a 169 días a la vez que visibilizan sus actuaciones de Responsabilidad Social por los foros de opinión?

Esto está pasando. ¿Dónde está el valor compartido?

 La  plataforma multisectorial contra la morosidad ve claro el problema y quiere promover cambios, toma partido. Se está  movilizando para promover la ética en los plazos de pago ante un colectivo empresarial -las PYMES- que soporta en muchos casos los incumplimientos con estoicismo... pero que en otras ocasiones no puede soportar la situación generando más paro, y en consecuencia más exclusión social.

Sin embargo en el mundo de la PYME aún falta mucha concienciación en referencia a la incorporación de la Responsabilidad Social como un elemento estratégico. Más contradicciones.

2. ¿Qué ocurre con una parte de -lo que era- la clase media ?

Muchas personas, seguro que conocéis alguna, se encuentran en una situación de riesgo pero que a veces por "pudor o temor al qué dirán" no visibiliza su grave situación ante la sociedad. Es un colectivo creciente, en riesgo de exclusión, de momento contextual pero sin grandes perspectivas de mejora: personas corrientes con trabajo, hogar, una vida normal... pero que ahora dependen para llegar a final de mes de la pensión de un familiar o del pago de las facturas por parte de las amistades que se solidarizan. Se habla poco pero pasa mucho. ¿Queremos verlo? ¿Hacemos lo suficiente, realmente?

diarioresponsable.com Ayuda en Acción ha creado hace algunas semanas una excelente campaña con un gran impacto en redes sociales titulada Uno de cada 5 #1decada5. Visibiliza con testimonios reales el impacto de la pobreza en España. Son personas con cargas familiares, que cuentan con recursos muy limitados entrando en una espiral compleja, con muchos matices, y larga en el tiempo de la que es difícil salir. Y ocurre ya en el 20% de la población en España. Grave.

3. Pero ahora llegamos al elemento más frágil de la cadena. ¿Y la infancia?

 Ya no hablamos de 1 de cada 5, sino de una situación que afecta ya a 1 de cada 3 personas, que además son menore de edad, según datos de Unicef España. No pensamos en clave social, de futuro, de inteligencia colectiva. No tenemos en cuenta que serán las generaciones que al crecer trabajaran (si pueden) para sacar adelante un país, y que están incorporando unos valores a partir de lo que ven a su alrededor.  ¿Y qué está pasando? Poder comer un plato caliente al día es un hito, Pobreza energética, desigualdad, dependencia en el mejor de los casos de Servicios Sociales ... Pero los niños no se quejan, no votan. Son silenciosos.

 Si queremos cambiar el futuro hacia una sociedad más equilibrada y sostenible ¿cómo es posible que no se esté tratando este tema con soluciones que afronten a fondo el problema? Por supuesto es evidente que las personas con cierto bienestar generan consumo y oportunidades de crecimiento a las empresas.  Debemos de mirar a nuestro alrededor, buscar oportunidades, cuestionar algunas cosas por el hecho de hacerlas siempre de la misma forma.

En este impactante vídeo de TEDx Madrid  Gonzalo Fanjul , fundador de Por Causa y activista contra la pobreza visibiliza con datos esta realidad. Recomendable.

Afortunadamente cada vez son más empresas y personas las que saben que deben de tomar partido en los problemas sociales, que la innovación social se puede hacer de muchas maneras y que se puede y se debe pensar en clave de "nosotros" y no del "Yo y luego Yo". Debemos crear empresas con sentido, en clave de valor compartido, el de verdad.

No dejemos que el sentido común sea el menos común de los sentidos.

@immaperez 

*Post publicado en el blog de www.nottopic.es 


¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top