El objetivo de la Coordinadora de Talleres es poner en valor la labor que las 74 entidades y centros especiales de empleo que la conforman están llevando a cabo a favor de la inserción sociolaboral de las personas con discapacidad psíquica. La entidad sin ánimo de lucro quiere, además, fomentar entre sus socios una gestión ética, en línea con los principios de la Responsabilidad Social Corporativa, que favorezca su competitividad.

 

Con el objetivo de dotar de más recursos a las entidades asociadas y de poner en valor la labor que, históricamente, están llevando a cabo a favor de la inserción sociolaboral de las personas con discapacidad psíquica, la Coordinadora de Talleres ha iniciado un proyecto que quiere facilitar a sus 74 centros asociados la implantación de soluciones avanzadas en Responsabilidad Social Corporativa (RSC), así como fomentar su competitividad.

Un programa en tres fases
El proyecto, diseñado por las consultoras especializadas en Responsabilidad Social MERS y Étia, que se encargarán también de su implantación, consta de tres fases. La primera quiere tomar el pulso al grado de sensibilización y preparación que las entidades y centros especiales de empleo tienen para llevar a cabo una gestión formal de la RSC y para identificar buenas prácticas que puedan difundirse. Para realizar el diagnóstico, está previsto realizar unas jornadas de difusión dirigidas a los centros y talleres asociados, crear un grupo de trabajo específico y hacer una encuesta on-line a las entidades.

La segunda fase prevé el desarrollo de un paquete de herramientas para que las entidades puedan gestionar la RSC, tales como un comité de ética, un plan de igualdad y de conciliación, la definición de un cuadro de mando integral, la designación de pautas para elaborar una memoria de RSC y una guía de buenas prácticas que se puedan compartir y aplicar en otras entidades asociadas. La tercera fase contempla la comunicación de todo el proceso de implantación de la iniciativa.

"Ir más allá del simple cumplimiento de la ley vigente en cuestiones sociales y medioambientales marca la diferencia entre las empresas merecedoras de la distinción de socialmente responsables y aquellas que no lo son. Éstas últimas, bien por desconocimiento o por temor a soportar costes y reorganizaciones importantes –la mayoría de las veces injustificados e innecesarios- ignoran los beneficios que sin duda obtendrían con la implementación de una estrategia de Responsabilidad Social", afirma Mercè Espinosa, socia directora de MERS.

Sensibilizar a la sociedad
Este proyecto de implantación de la RSC fue aprobado por parte de todas las entidades en el marco de las 28 Jornadas de Talleres para Personas con Discapacidad Psíquica de Cataluña, que se celebraron los pasados 16, 17 y 18 de mayo en Castelldefels (Barcelona) y que reunieron a profesionales como Carles Barba, presidente de la Mesa de Entidades del Tercer Sector en Cataluña; y Emilia Pallàs, subdirectora general de Políticas Laborales para la Diversidad del Departamento de Trabajo de la Generalitat de Catalunya.

Durante el encuentro, la Coordinadora de Talleres explicó también que uno de sus objetivos con el impulso de este proyecto de RSC es evidenciar ante la sociedad los vacíos que en las políticas públicas hay hacia estos colectivos. "En clave política, valoramos muy positivamente la actitud abierta de la Consejería de Acción Social y Ciudadana hacia todas las organizaciones representativas de la discapacidad psíquica. No obstante, lamentamos que una ley tan deseada y consensuada como la Ley de Servicios Sociales no haya apostado claramente por un Tercer Sector Social, con una probada competencia distintiva", señala Efrèn Carbonell i Paret, presidente de la Coordinadora de Talleres.

Sobre la Coordinadora de Tallers
La Coordinadora de Tallers para personas con discapacidad psíquica de Cataluña (www.lacoordi.cat) es una asociación que agrupa un conjunto de 74 entidades, sin ánimo de lucro, que gestionan servicios de atención y trabajo para personas con discapacidad psíquica. En este sentido, tiene como objetivos básicos:

- La promoción personal y social de las personas con discapacidad psíquica, su integración laboral y social, calidad de vida e independencia.
- Defender el derecho de las personas con discapacidad psíquica, por encima de cualquier prioridad e interés.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top